Crítica: MILAGROS DEL CIELO

Por Ezequiel Tozzi

El drama familiar protagonizado por Jennifer Garner y la joven Kylie Rogers, está basado en una historia real y en el libro homónimo de Christy Beam (a quien interpreta Garner), en el que se cuenta la historia de cómo una pequeña con una extraña enfermedad gastrointestinal vivió una experiencia cercana a la muerte y se curó milagrosamente.

La película está diseñada de principio a fin para hacernos emocionar y llorar, desde el primer ataque de dolor de la niña hasta la escena final comiendo pizza con su familia. Es un drama efectivo, aunque a veces cuesta seguir el ritmo a tanto momento sensible. El componente real juega un papel muy importante dentro de la historia porque al verla sabemos que no es pura ficción, sino que alguien vivió lo que estamos viendo.

A pesar del nombre que lleva la película, aquí los verdaderos milagros que marcan la diferencia y, en definitiva, atraen el interés del espectador, son los que ocurren a su alrededor de manera casi natural y sin recurrir a grandes alabanzas. Es aquello que hace que la niña y su madre continúen su lucha, como un doctor que la anima, un papá siempre positivo, hermanas solidarias, una amiga inesperada, una secretaria piadosa y una niña con cáncer que la ayuda a aceptar la muerte.

Jennifer Garner hace un trabajo excepcional encarnando a esta valiente e incansable madre que no duda en llamar a un millón de doctores, hacer su propia investigación y vivir junto a su hija cada día como si fuera el último. La joven Kylie Rogers también se luce en su papel de niña enferma y el mexicano Eugenio Derbez (Dr. Nurko) pasa de la comedia al drama médico de forma tan natural que nos sorprende.

Al final de la cinta podemos ver imágenes de la familia real y es inevitable que nos llegue al alma. Sin duda es una de esas películas que te hacen salir del cine con ganas de abrazar a tus hijos más fuerte que de lo normal y te deja reflexionando sobre qué harías si tuvieras que vivir lo mismo.

9 de 10

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *