Crítica: DOS, UNA DESCONEXIÓN Del amor y el desencuentro

Del amor y el desencuentro

Por Paola Jarast

Bajo la premisa de que siempre que hubo dos seres conectados, hubo momentos de desconexión, el reconocido dramaturgo y director teatral Pablo Bellocchio (actualmente con tres obras en cartel), concibió esta pieza sobre el quiebre en un vínculo amoroso. La obra, que ya se había presentado exitosamente en el Teatro La comedia, se repuso en el Teatro Polonia bajo la dirección del joven Nicolás Salischiker, que debuta como director comandando un elenco de prometedores intérpretes en esta agridulce comedia dramática.

Claudia y Miguel (interpretados por cinco actores en distintas instancias de una misma relación amorosa) transitan la escena, que transcurre en un living bajo una luz tenue. Asistimos a la muy promisora primera cita en casa de Claudia (gran labor de Juana Conzi y Nicolás Dezzoti  en un encuentro que es tan tierno como torpe),  y a lo que parecería ser el amargo desenlace de su vínculo, tras una discusión suscitada luego de una reunión con amigos. 

foto3

Maximiliano Zago y Malena López son los encargados de representar a Miguel y Claudia en el presente, y la dureza con la cual sus personajes se tratan contrasta notablemente con la suavidad que existía entre ellos al inicio de su historia. Y Zago y López se lucen al  transmitir que la ilusión inicial ha mutado en hastío y desencanto. Las desatenciones y los descuidos pasarán a ser la dolorosa moneda corriente en esta dupla, que guarda cierta similitud con las parejas en ruinas de Vigilia de noche, de Daniel Veronese.

Catalina Motto asume la difícil tarea de comunicarse con Miguel únicamente a través del teléfono, y la actriz logra sumir a su Claudia en un estado de congoja y aflicción  con el cual es difícil no empatizar.

La pieza de Bellocchio invita a reflexionar sobre las dificultades de comunicación en la pareja, y los motivos por los cuales decidimos dar batalla por nuestros vínculos amorosos cuando lo hacemos. 

foto1

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *