Crítica: EL HILO ROJO

20/5/16

Por Cecilia Tedesco

“Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper”.

La película arranca con dos personas que se conocen en el Aeropuerto de Ezeiza antes de un vuelo a Madrid allá por el año 2007. Él es Manuel, un enólogo que viaja para presentar un vino en una feria con la idea de poder hacer de ello su futuro. Ella es Abril, una joven azafata soltera y sin compromisos, para quien volar resulta muy placentero y liberador. Primero cruzan miradas, se sonríen, y de inmediato se gustan, pero recién abordo del vuelo logran poder conversar y se besan apasionadamente. Quedan en verse al bajar del avión pero algo sucede que los separa y no volverán a encontrarse hasta varios años después.

Siete años más tarde, en el presente del relato, Manuel esta casado con Laura, una fotógrafa, y tienen una hija de cinco años, Rita. Viven en Mendoza, donde él tiene algunos viñedos y la bodega de vino propia, y planean mudarse a Buenos Aires. Abril, por su parte, vive en pareja con Bruno, un cantante y productor de rock bastante conocido, y ellos también tienen un hijo en común, Felix, de tres años que recién comenzará a ir al jardín. Abril se siente culpable por retomar su profesión de azafata debiendo separarse de su hijo por varios días, ya que no había volado desde hace más de dos años.

El-hilo-rojo-2

Será entonces en ese viaje a Cartagena de Indias, Colombia, donde Abril y Manuel volverán a verse, pero el reencuentro se produce en el hotel cuando ambos están registrándose. Se miran y se reconocen. Manuel intentará acercarse a ella, quien al principio se halla renuente a tener cualquier trato con él porque ama a su familia y prefiere enterrar el pasado. En cambio Manuel aunque también es felíz en su matrimonio, siente curiosidad sobre esa mujer que lo cautivo siete años atrás. Finalmente a pesar de no querer involucrarse ambos caerán bajo el hechizo de la pasión desenfrenada y del sexo sin poder evitarlo, porque a veces aunque la razón diga una cosa el corazón puede pedir algo diferente.

Entonces: ¿Se puede amar a más de dos personas a la vez? este es el interrogante que plantea el film sobre la relación que surge entre estas dos personas que no son libres, y porque cada uno de los ellos se debatirá entre la pasión intensa de una nueva pareja y el amor seguro de la estabilidad familiar. Pero en medio de esa incertidumbre aparece una leyenda que habla de una unión invisible: “el hilo rojo“, que da título a la novela en la cual se basa esta película, y que tiene que ver con el destino y con aquellos que están destinados a encontrarse.

El hilo rojo del destino, o “cordón rojo del destino”, es una creencia de Asia oriental, presente en las mitologías china y japonesa. Y en Occidente tiene que ver con las llamadas “almas gemelas”. Según este mito, los dioses atan un cordón rojo alrededor del tobillo, o del dedo meñique en el caso de la cultura japonesa, de los que han de conocerse o ayudarse en un momento concreto y de una manera determinada. Así las dos personas unidas por el hilo rojo están destinadas a ser amantes, independientemente de la hora, el lugar o la circunstancia. Por lo tanto, este cordón mágico se puede estirar o enredar, pero nunca puede romperse.

2170803

El film está protagonizado por Benjamín Vicuña y Eugenia Suárez, acompañados por Hugo Da Silva y Guillermina Valdéz. La directora es Daniela Goggi, quien co escribió el guión junto a Alejandro Montiel y Mili Roque Pitt, y está basado en la novela de Erika Halvorsen.

Como se puede apreciar se vuelve a repetir la dupla de Abzurdah entre la directora Daniela Goggi y la protagonista Eugenia Suárez, quien sin duda mostraba un poco más de esfuerzo actoral en aquella película. Los diálogos resultan un tanto flojos especialmente los de Abril,  mientras que Manuel resulta un poco más convincente. Lo que no se puede negar es la química entre ellos debido a la intensidad lograda en las escenas íntimas. El resultado es una historia romántica que podría haber sido mucho más de lo que es.

Diferencias y similitudes entre el libro y la película:

2016042713065078283La película respeta la idea original del libro en relación al tema central del relato. Difiere con este en el inicio ya que la versión literaria comienza en el presente y luego los protagonistas van contando lo sucedido en el pasado (5 años antes) mediante un flashback, resultando menos lineal, pero también ese primer encuentro es diferente en ambas versiones.

El personaje de Manuel en el libro se llama Anton, pero Abril sigue siendo Abril, al igual que Laura y Bruno, aunque sus profesiones son otras. Laura es psicóloga, y Bruno maneja una inmobiliaria familiar a través de la cual conoció a Abril. También son distintos los nombres de sus hijos, Anton tiene dos en el libro, mientras que Manuel solo una hija.

El primer viaje es a Nueva York en lugar de Madrid como se ve en la película, es allí cuando tienen sexo por primera vez, algo que los marcará de un modo inesperado, y esta es quizás una de las diferencias más importantes entre ambas versiones. El segundo encuentro se produce en un viaje a Tanger, Marruecos, pero para la versión fílmica se debió modificar ese destino debido al peligro de ataques terroristas en la zona, y se cambió a Cartagena, Colombia; este dato lo aclaró la directora Daniela Goggi durante la conferencia de prensa.

Luego de este segundo encuentro el relato sigue más o menos el mismo camino hacia el desenlace tanto en el libro como en la película, aunque en esta última se agregan algunas situaciones que no existen en la novela, dando lugar a cambios importantes para los personajes. De todos modos la conclusión es muy parecida en ambos formatos, pero el relato en si mismo resulta mucho más atrapante en el libro debido a la intensidad y la pasión con que esta contado por parte de sus protagonistas.

6 de 10

Etiquetdo con:    

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *