Crítica: THE LADY IN THE VAN

21/5/16

Por Cecilia Tedesco

“Es una historia casi real”, es la frase que aparece al inicio de esta película basada en la novela del dramaturgo inglés Alan Bennet del mismo nombre, quien cuenta como la excéntrica señorita Mary Sheperd estacionó su furgoneta junto a la casa del propio Bennet y se quedó a vivir allí durante quince años. En el film el personaje de Bennett describe a la Srta. Sheperd como “alguien incidental que se quedó más de lo esperado”.

El film comienza en 1970 cuando la señorita Sheperd recorre un camino rural en la furgoneta, atropella a alguien, y es perseguida por un policía al que logra evadir. Poco después llega hasta la zona de Camden Town en Londres y se estaciona en una calle, pero no se queda siempre en el mismo lugar sino que cada tanto mueve el vehículo para volver a estacionarse frente a una casa distinta.

Algunos vecinos empiezan a mostrar signos de incomodidad frente a esta situación debido al aspecto desalineado de la mujer, que huele mal y parece una pordiosera, a pesar de que por su manera de hablar se nota que es una persona instruída, pero se comporta de modo muy extraño, tiene mal carácter y no se sabe muy bien por que le molesta la música, aunque por otro lado es muy religiosa ya que va a la iglesia a confesarse a menudo y reza mucho. Para todos los residentes de la cuadra Mary resulta una persona intrigante que los lleva a preguntarse ¿por qué una mujer educada vive de esa manera?

Una vez que la señorita Sheperd ha pasado por casi todas las casas de la cuadra se instala frente a la de Alan Bennett, un dramaturgo que tiene una obra teatral en el West End londinense y está escribiendo algo más. Con Alan la Srta. Sheperd se siente más a gusto que con otros vecinos, con él conversa de tanto en tanto aunque no deja de mostrar su mal genio y el pobre hombre a veces se exaspera y termina quejándose con él mismo por no atreverse a discutir con ella. Esto se debe a que en el film el personaje de Bennett se desdobla en dos físicamente idénticos: el que permanece en la casa escribiendo y el que sale a hacer su vida fuera de ella; el espectador los podrá ver conversando entre ellos como quien habla consigo mismo.

maxresdefault

Por otro lado aparece la relación de Alan con su madre, quien vive sola, tiene una edad casi similar a la de Mary Sheperd, pero se va deteriorando poco a poco hasta terminar internada en un geriátrico, mientras que la anciana vagabunda sigue con la misma actitud de siempre y acaba instalándose en la entrada de su casa junto al jardín, luego de que la ley estuviera a punto de echarla de la calle por estar mal estacionada. Muchas veces Alan compara a las dos mujeres aunque luego se retracta diciendo que no se parecen en nada, maquinaciones suyas que podrían deberse a la manera en que se relaciona con ambas.

Además de los vecinos de Bennett se sumarán otros dos personajes: una asistente social, y un hombre misterioso que llega buscando a la anciana preguntando por Margaret, ¿quién es él?, ¿qué hace allí?… habrá que ver.

Una historia humana y emotiva de principio a fin, con toques de humor ácido, y drama. Protagonizada por la gran actríz británica Maggie Smith, quien brinda una actuación memorable y auténtica, y que fuera nominada por este rol al Globo de Oro como Mejor Actríz Protagónica en Comedia o Musical y también a los premios BAFTA 2016 como Mejor Actríz Protagónica, y que ganó el Evening Standard British Film Awards 2016 como Mejor Actríz. El otro protagonista es Alex Jennings que personifica a Alan Bennett, muy correcto también en su interpretación.

Completan el elenco: Dominic Cooper, James Corden, Jim Broadbent, Francés de la Tour, Gwen Taylor, y Dermot Crowley. El guión fue escrito por el propio Alan Bennet y el film fue dirigido por Nicholas Hytner. Se destaca también la banda sonora compuesta por George Fenton que fue nominada a un International Film Music Critics Award (IFMCA) en 2015, a la cual se agrega el Concierto para Piano N°1 de Federico Chopin.

10 de 10

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *