Crónica y fotos: LIMP BIZKIT en el LUNA PARK

2675/16

Los adolescentes eternos llegaron por tercera vez al país ante un Luna Park completo.  Ahora que el término Nu Metal quedó delegado a los libros de historia del rock, Limp Bizkit -siendo uno de sus máximos representantes- pueden relajarse y ser lo que siempre fueron sin las presiones de la relevancia. Enfrentémoslo, la banda dejó de ser relevante hace rato y hoy disfrutan de cierto reconocimiento mezcla de celebración por el hecho que sigan on the road y nostalgia de quienes fuimos adolescentes cuando “Nookie” explotaba.

Formacion4_6

Formacion4_1

Formacion4_5
La química imperfecta entre rap y metal abrió su concierto en el Luna con la demoledora “Boiler” quizás la mejor canción de “Chocolate Starfish” y el público les demostró algo que se iba a ver durante el resto del show: devoción y perfecto coreo de las letras -y raps!- de todas sus canciones.

La super groovera “Why Try” continuó la noche de pogos casi constantes. Amado y odiado por igual no se puede permanecer indiferente a Fred Durst, el Donald Trump del rock derrocha carisma y su cancherismo ya es marca registrada, todos los chistes infantiles posibles saldrán de su boca y él se los auto-festejará como si fuese 1999.

Formacion4_10

Formacion4
Y como toda gran banda debe tener como pilar un guitarrista icónico, allí aparece la figura de Wes Borland, un talentoso weirdo carapintada y de impecable traje blanco que deja su sello en cada riff propio y ajeno -jugó con las melodías de “Sweet child o’mine” de Guns N’Roses y “Walk” de Pantera– y hasta se dió el lujo de invitar a un fan a subir al escenario a tocar “My Way” mientras él la cantaba. Porque si.

Todos los discos y todas eras de la banda fueron representadas: “Counterfeit”, “My Generation”, “Nookie”, “Full Nelson” y la más reciente “Gold Cobra”, en este sentido la banda demuestra que sus intenciones son simples, complacer a todos sus fans tocando las canciones que todos quieren oír…de nuevo.

Formacion4_7

Formacion4_8
Y no faltaron los covers, recordemos que el primer hit de la banda fue un cover de George Michael, así llegaron “Killing in the name” de RATM que les sienta muy bien y “Behind Blue Eyes” de The Who que no les sienta tan bien pero que es un éxito entre el público femenino.

El final llegó con ese himno de los malcriados que es “Break Stuff” y la espectacular “Take a look around” -basada en una melodía compuesta por el argentino Lalo Schifrin– para despedirse con ovación y “Stayin’ Alive” de Bee Gees de fondo.  A la salida, en las adyacencias del Luna Park se veían caminar a miles de personas con gorritas de baseball absolutamente satisfechas.

Crónica y fotos: Fer Casals

Formacion4_3

Formacion4_11

Etiquetdo con:    

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *