Crítica: TORTUGAS NINJA 2 (en 4D E-MOTION)

2/6/16

CONFORMARSE CON POCO

Es raro que una secuela sea mejor que su predecesora, pero es el caso de TN2. Claro que la vara estaba bien baja luego del reboot de 2014, igualmente esta segunda parte -dirigida por Dave Green (Earth to Echo, 2014)- se las arregla para hacer las cosas -al menos- más divertidas. La mejor  muestra de esto es la incorporación de dos clásicos personajes recordados por el dibujo animado de finales de los ochentas: Bebop y Rocksteady.
Con los nombres de las tortugas en pantalla en la secuencia de apertura, la película demuestra de entrada más preocupación por el cuarteto mutante que en el metraje total de la anterior película, una sabia elección que otorga a las tortugas una pizca de interés por su destino, algo que necesitaremos cuando llegue el previsible final con los tentáculos babosos de Krang.
Siguiendo el modelo de las secuelas de los Transformers de Bay, todo es más extenso, más grande y más ruidoso para generar la ilusión que -de alguna manera- la narrativa es más fuerte.
April O’Neil (Megan Fox) y las tortugas, se enfrentan a su némesis, otra vez un desaprovechado Shredder (Brian Tee), que ha empleado el Dr. Baxter Stockman (Tyler Perry) para crear secuaces mutantes utilizando el “mutágeno”.
TN2 comienza a deshacerse a medida que el “mutágeno” -un gen capaz de hacer mutar a un humano en un híbrido- consolida su estatus como otro MacGuffin sin inspiración.
Tyler Perry se confirma como una de las presencias más desagradables de la pantalla grande y Megan Fox vuelve a jugar el papel de siempre, las poses, las caras y la rendición de las fantasías adolescentes de los hombres de 40 que producen estos films.
Acompañan Will Arnett bien como siempre y Laura Linney en modo cheque “la hago para mi hijo que es fan”.
Lo que mejor funciona en la película -además de los efectos especiales y el diseño de los personajes- es la moraleja: ante la posibilidad de cambiar su aspecto para ajustarse a la vida entre los humanos, las tortugas eligen ser lo que son. Un buen mensaje en contra de lo que para la sociedad significa ser “normal”.

6 de 10

LA PELÍCULA EN 4D. La sala 8 del complejo Village de Avellaneda está equipada con 96 butacas con el sistema E-Motion 4D donde se proyectan este mes Tortugas Ninja 2 y X-Men Apocalipsis.
Al sentarnos lo primero que impacta es la comodidad en comparación con las convencionales. Más espacio y un apoya pies nos advierten que esta no será una experiencia más.
Cuando comienza la acción en pantalla el espectador recibe el movimiento sincronizado en todo su cuerpo pero también los sentidos serán atendidos. Cada golpe que se ve en pantalla tendrá su repercusión en el cuerpo, si se ve una persecución en auto, la butaca vibrará. Si el auto choca… bueno, ya entienden.
En escenas con agua -o saliva si ven TN2- un rocío los mojará, si alguien dispara, una ráfaga de aire pasará como bala por uno de sus oídos. En cuanto a los sentidos, el perfume en alguna escena hará más inmersiva la experiencia y volar pondrá al espectador en el medio del aire, ya que la butaca puede moverse en todas las direcciones.
El impacto del aire, los temblores, el viento en la cara, las luces que acompañan lo que vemos en pantalla y hasta humo y burbujas pueden ser parte de una experiencia que vale el precio de la entrada tanto para grandes como para chicos. El 4D -como el 3D- no va a mejorar una mala película, pero definitivamente la va a ser más entretenida.

PREVIEW_VILLAGECINES_Sala4D-01

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *