Crítica: Bacanes: un musical perruno, los 90 y el apocalipsis

15/6/16

Por Paola Jarast

Escrito por Matías Dinardo y Nicolás Blampied y con música original de Sebastián Pugliese, este proyecto fue seleccionado para participar en el Programa Intensivo de Creación Dramatúrgica y Composición en Teatro Musical. Luego se desarrolló en el marco de la Bienal de Arte Joven 2015 en el taller dictado por Pablo Gorlero, Joaquín Bonet y Martín Bianchedi.

En un futuro post-apocalíptico, el perro Baco (Facundo Lopez) habita una casa desierta y recluida tras el abandono de un dueño que lo maltrataba.  Allí arriban dos parejas tras días de dormir a la intemperie. La dupla de Bárbara y Pablo (Bren Chi y Matías Dinardo) y la de Roberto y Jésica (Sergio Calvo y Karina Hernandez) y su perra Vera (Lucila Madeo) huyen al sur. En el camino irrumpen en esta casona que se ha detenido misteriosamente en la década del 90. Allí adoptarán nuevos nombres, en consonancia con los que se usaban entonces, en un intento de situarse fantasmáticamente en otro momento vital. 

ba2 (1)

La falta de aprovisionamiento para subsistir preocupa a los humanos, que urdirán una particular forma de sobrevivir en pos de vivir cual bacanes, al tiempo que los perros pugnarán por liberarse de las ataduras  que les imponen sus amos. Baco y Vera (adorables Lopez y Madeo en sendas composiciones), los canes postergados, procurarán prodigarse afecto, el que no les brindan los humanos a su cargo, a medida que intentan vivir esperanzados y apuntalarse pese a la desazón en la que sus amos los han sumido. 

Bacanes, un musical perruno es una propuesta que innova dentro del género, con momentos musicales que sorprenden por su solidez. Aquí cabe destacar el trabajo de Mariela Perticari, la coach vocal, con los intérpretes, que no son todos cantantes y cumplen el desafío asumido con creces. El tema Delirium tremens– así como la atractiva coreografía a cargo de Dahyana Turkye– y el conmovedor solo de Bren Chi “Yo te quiero conocer” resultan especialmente memorables.

Karina Hernandez, dueña de una voz prodigiosa, es festejada en cada intervención. Sergio Calvo (su pareja en la ficción) logra suscitar odio cuando agrede con malicia a los canes. El joven Matías Dinardo desempeña su triple rol de actor, dramaturgo y director con gran profesionalismo y excelencia.

Bacanes promueve la reflexión sobre el desamparo al que están expuestos los seres más débiles. Y lo hace de un modo admirable. 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *