Crítica: Warcraft: el primer encuentro de dos mundos

9/7/16

Por Cecilia Tedesco

La película que acaba de estrenarse en cines está basada en el videojuego “Warcraft” de Blizzard Entertaiment, especialmente en el primero de la serie titulado “Warcraft: Orcs & Humans”, donde los humanos del mítico reino de Azeroth enfrentarán a los orcos invasores ademas de otras criaturas fantásticas. 

Comienza en el mundo de los orcos, una tierra devastada, estéril y moribunda. Unos de los protagonistas es un orco llamado Durotan, líder del clan lobo gélido, cuya esposa Draka está embarazada. Gul´dan, quien comanda la horda de los orcos, ha sido consumido por la magia vil y ha tomado como prisioneros a seres de otras razas para quitarles la energía vital y así poder abrir un portal para cruzar al nuevo mundo: el mundo de los humanos, a quienes los considera débiles, y por ello los usará para sus fines malvados, porque según sus propias palabras “el combustible de su magia es la vida de sus enemigos”.

La primera partida de orcos llega al reino de Azeroth, y Draka da a luz a su hijo. Una vez allí comenzarán a atacar las aldeas de todos los reinos, provocando incendios y tomando nuevos prisioneros para tener mas energia vital de la cual disponer cuando necesite abrir el portal para traer al resto de la horda.

Anduin Lothar es el protagonista humano, cuñado del rey Llane Wrynn, y es quien deberá  investigar los incidentes relacionados con los ataques de un enemigo desconocido. Se cruza con Khadgar, un joven aprendiz de mago de los Kilin’ tor (una raza parecida a los elfos), quien al examinar el cadaver de una víctima descubre que hay fuerzas oscuras involucradas. Con el permiso del rey Llane, Lothar y Khadgar se dirigen a la fortaleza de Karazhan donde habita Medivh, el guardian protector de todos los reinos que forman la Alianza, y el más poderoso de todos los magos de la época. Medivh se une a la investigación y los tres se enfrentan a los orcos en el bosque de Ellwyn donde son observados por Durotan, y consiguen tomar una prisionera para interrogar. Se trata de Garona (nombre que en su lengua natal significa maldecida) una mujer mitad orco con apariencia casi humana, a quien el rey Llane le ofrece la libertad a cambio de información y ayuda.

Al ver que Gul´dan puede infiltrar a su gente con magia vil para dominarlos, y que esa magia diabólica consume todo a su alrededor tal como ha ocurrido en su mundo de origen porque nace de la muerte y el precio es la vida que toma, Durotan presiente que no habrá esperanza para su pequeño hijo ni futuro para los suyos a menos de que logre detener a Gul’dan antes de que abra el nuevo portal, y para derrotarlo Durotan intentará forjar una alianza con los humanos ya que estos también poseen magia poderosa.

“Warcraft: el primer encuentro de dos mundos” está dirigida por Duncan Jones, hijo de David Bowie, siendo este su tercer largometraje; los otros dos son: “En la luna” (Moon) (2009) que no tuvo estreno comercial pero paso por el cine Bama el año pasado como parte de un ciclo de ciencia-ficción, y “8 minutos antes de morir” (2011) que si se estrenó en Argentina. El guión fue escrito por Charles Leavitt y Duncan Jones. Se destaca la banda sonora compuesta por Ramin Djawadi, y los efectos visuales de Industria Light & Magic. Se presenta en varios formatos de proyección: 2D, 3D, XD, D-Box, 3D Imax, y 4D E-Motion, en idioma original subtitulada y doblada al castellano.

El elenco está compuesto por: Travis Fimmel (Anduin Lothar), Paula Patton (Garona), Ben Foster (Medivh), Dominic Cooper (Rey Llane), Toby Kebell (Durotan), Ben Schnetzer (Khadgar), Daniel Wu (Gul’dan), Robert Krazinsky (Orgrim, amigo de Durotan), Ruth Negga (Lady Taria, hermana de Lothar y esposa del rey), Anna Galvin (Draka), Callum Keith Rennie (Moroes, asistente del guardián), Burkely Duffield (Callan, hijo de Lothar), y como perlita hay una pequeña aparición de Glenn Close.

Aventuras, género fantástico, y buen ritmo caracterizan esta historia donde predomina el uso de la magia, tanto de la luz como de la oscuridad, que se enfrentan entre sí tal como ocurría en “El Señor de los Anillos” de J. R. R. Tolkien, saga de la cual se puede notar una marcada influencia debido a las razas involucradas: humanos, orcos, enanos, elfos y magos, pero además el personaje de Lothar nos recuerda a Aragorn (interpretado en la saga fílmica por Viggo Mortensen) en muchos aspectos, el físico por sobre todo.

A pesar de ser un producto de entretenimiento, esta historia posee momentos de profundidad: “La magia vil mata, y corrompe a quien la usa”, tal como se puede observar a lo largo del relato; “los verdaderos guardianes del mundo son las personas que lo habitan, y nadie puede vencer solo a la oscuridad”, son las palabras de un personaje enigmático que aparecerá en la segunda mitad del film; “de la luz nace la oscuridad, y de la oscuridad nace la luz”, una frase que aparece en un libro y que tendrá relevancia hacia el final de la película. Por todo esto, “Warcraft: el primer encuentro de dos mundos”, se podrá disfrutar aún sin conocer el videojuego, pero seguramente para aquellos adictos al mismo será una experiencia muy diferente.

8 de 10

3067950-img1

Va entonces un poco de historia del videojuego:

“Warcraft” apareció en 1994 y se convirtió en una popular serie de videojuegos de estrategia en tiempo real, cuya temática se relaciona con guerras épicas fantásticas. Consta de tres entregas: “Warcraft: Orcs & Humans”, “Warcarft II: Tides Of Darkness”, y “Warcraft III: Reign of Chaos”, y dos expansiones: “Warcraft II: Beyond of the dark portal” y “Warcraft III: The frozen throne”. Además “Warcraft” ha tenido otros formatos de presentación como un juego de mesa, un juego de rol, novelas y un manga. Por su gran éxito en ventas ha podido competir con otras marcas importantes del género como la serie “Starcraft” de Blizzard, o la serie “Age of Empires” de Microsoft.

En 2003 salió “World of Warcraft”, otra marca de Blizzard basada en el universo de “Warcraft” que deja  a un lado la estrategia de campañas bélicas y explora las posibilidades del rol y la configuración de personajes ficticios, es un juego online y multijugador. Tanto “Warcraft” como “World of Warcraft” comparten la misma mitología pero fue “Warcraft” al salir primero el cual estableció los elementos históricos del universo de “Warcraft”, las enemistades, las relaciones entre razas y grupos, y el origen de todas las guerras. “World of Warcraft” en cambio se dedicó a explotar las posibilidades de poder desenvolverse libremente dentro del mundo establecido por los juegos anteriores y se desarrolla en el presente de este mundo fantástico, ubicándose luego de “Warcraft I”, “Warcraft II”, y “Warcraft III”.

En el universo de “Warcraft” se destaca el conflicto entre los humanos que han formado una alianza con otras razas y los orcos (la horda), que le dio nombre a la época actual, titulada “La era del caos”, donde hay batallas épicas medievales llenas de héroes, poderosos rivales, magia y tecnología rústica; los eventos ocurren en el continente ficticio de Azeroth, la tierra de la nación humana más poderosa. En “World of Warcraft”, la alianza y la horda son las dos facciones principales que pueden elegir los jugadores cuando van a crear un personaje.

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *