Crítica: LA FLAUTA MÁGICA

19/7/16

Por Cecilia Tedesco

Se trata de una adaptación de la célebre ópera de Wolfgang Amadeus Mozart estrenada el 30 de septiembre de 1791 en Viena bajo la dirección del propio Mozart, apenas dos meses antes de su muerte. El libreto fue escrito por Emanuel Schikaneder.

La versión original es un singspiel de dos actos, pero en esta nueva presentación ha sido resumida a una sola parte con una duración de 70 minutos en total por estar dirigida a un público más joven. Aunque está publicitada como una obra para niños de todas las edades, no lo es, ya que los chicos muy chiquitos se aburren porque no pueden entenderla y por tal motivo la recomiendo solo para mayores de 12 años. En esta versión al igual que en la original las canciones están cantadas en alemán pero las partes habladas que se intercalan en la obra están en castellano.

fff3En esta adaptación nacional se modificó un poco el personaje de Tamino, el protagonista del relato, quién en la versión original era un príncipe egipcio y ahora es un adolescente de 16 años que odia las matemáticas. Tamino está en el recreo de la escuela pero quisiera estar en otro lugar, entonces de pronto aparece en un bosque donde es perseguido por una serpiente. Tamino se desmaya, llegan las tres damas, cortesanas de la Reina de la Noche, que matan a la serpiente y se van. Tamino despierta junto a unas rocas del bosque y aparece Papageno, un ser mitad pájaro y mitad humano y pajarero de la reina, quien a través de sus tres damas le da comida y vino a cambio de las aves que recolecta. Tamino comprende que se encuentra en el mágico mundo de “La Flauta Mágica” de Mozart al reconocer a Papageno.

Como Papageno miente cuando Tamino le agradece por salvarle la vida, llegan las tres damas y lo castigan, en lugar de darle comida le dan agua y una piedra, y le cierran la boca con un candado. A Tamino le entregan un medallón con el retrato de Pamina, hija de la Reina de la Noche, y le ofrecen honor, felicidad y fama, si se enamora de ella y va a rescatarla, ya que la joven ha sido secuestrada por un ser malvado que se puede transformar en cualquier persona y que la tiene prisionera en su castillo. Como Tamino se enamora de Pamina al ver su imagen y acepta ir en su búsqueda, la Reina de la Noche le entrega al muchacho una flauta mágica, objeto que da lugar al título de la ópera, que tiene el poder de modificar el estado de ánimo de aquel que escucha su melodía haciendo más felices a las personas al devolverles la alegría. Lamentablemente esta idea se pierde en la adaptación ya que el espectador no llega a apreciar el sentido de la flauta mágica, lo cual es seguramente la peor falla de la misma.

Pamina aparece recluida en una habitación del palacio de Sarastro, el sumo sacerdote del Templo de Isis y Osiris, que resultará ser muy diferente de la descripción que las tres damas le han dado a Tamino. Papageno logrará rescatar a Pamina y reunirla con Tamino, pero el encuentro que debería ser un momento de felicidad absoluta entre los enamorados se verá interrumpido por los seguidores de Sarastro, su coro invisible de sacerdotes del templo que llevarán a los tres jóvenes ante el sumo sacerdote. Tanto Tamino como Papageno deberán cumplir una serie de pruebas para alcanzar la sabiduría y la virtud y así poder obtener la felicidad.

ff2A esto se sumará la antigua enemistad entre Sarastro y la Reina de la Noche, quien intentará vengarse y lo acusará de haberle quitado un símbolo de poder que aparece en el templo. Aparecen también otros tres personajes, los genios, con quienes Tamino se cruzará en el bosque donde veremos algunos animales pasando que han sido realizados mediante la técnica de stop motion. Y además aparecerá Papagena, futura pareja del hombre pájaro, y otro sacerdote que interactúa con Tamino en el templo. Se ha eliminado de la versión original el personaje de Monostatos, quien acosaba a Pamina y era uno de los dos villanos de la historia.

La obra cuenta con 23 personas en escena, además de los músicos (violinistas, violas, violoncelo, flauta, clarinete, fagot, piano, y percusión) que se encuentran debajo del escenario junto a la directora de la orquesta. Por sus interpretaciones se destacan los cantantes: Constanza Díaz Falu (Reina de la Noche), Matías Kleim (Tamino) Claudio Rotella (Sarastro) y Luis Loaiza Isler (Papageno), pero todas las voces son muy buenas al igual que el ensamble coral y la orquesta, logrando juntos una perfecta armonía sonora, muy bien compaginada con la puesta en escena.

Se trata de un relato complejo en su contenido, que habla del valor, de la virtud, del sacrificio, del amor, de la venganza, del autodominio, y de las tentaciones materiales, entre los temas principales. Cabe destacar que el final difiere de la versión original, debiéndose el cambio a la adaptación en sí misma, pero más no se puede aclarar.

Las únicas falencias radican en los detalles que se pierden en la adaptación por estar resumida, como es el caso de la flauta mágica ya mencionado, un poco también el último tramo de la historia que transcurre en el templo, y el hecho de estar mal indicada como obra infantil.

Calificación: Muy Buena.

fffffElenco:
Tamino (tenor): Matías Klemm (9 de julio), Luciano Rode, Fernando Navarro.
Pamina (soprano): Elisa Calvo (9 de julio), Susana Palomeque, Paula Do Souto.
Reina de la noche (soprano): Constanza Días Falú (9 de julio), Carolina Bejar.
Sarastro (bajo): Claudio Rotella (9 de julio), Federico Rodríguez Salcedo.
Damas: Susana Palomeque, Anahí Fernández Caballero, María Laura Weiss (9 de julio), Mariángeles Notta, Eugenia Andreani, Paula Do Souto, Elisa Calvo.
Papageno (barítono): Luis Loaiza Isler (9 de julio), Luis de Gyndenfeldt, Gabriel Vacas.
Papagena (soprano): Paula Do Souto (9 de julio), María Sol Arrú, Mercedes Houchmuth.
Genios: Julieta Nicoletti, Sofía Osorio, Patricia López (9 de julio), Mercedes Hochmuth, Marina Chiara, Mariángeles Notta.
Sacerdote (actor): Francisco Martínez Allende,
Séquito de Sarastro (coro): Vanina Lago, Paula Larriqueta, Martina Gioiosa, Marina Chiara (sopranos), Melina Otero, Jazmín Erasun, Florencia Santirosi, Eugenia Andreani (Mezzosopranos), Leandro Servin, Lucas Venarotti (Tenores I), Santiago Espósito, Federico Alcaráz (Tenores II), Javier Peracca (bajo).

Ficha técnica:

Idea, producción y dirección musical: Silvana D’Onofrio.
Traducción y adaptación literaria: Silvana D’Onofrio sobre ideas de Jimena Martínez Allende.
Dirección: Jimena Martínez Allende.
Diseño y realización de vestuario: Jimena Martínez Allende, Graciela Marchesi y Fabiana Mazovillo.
Escenografía y diseño de arte: Silvana D’Onofrio.
Diseño de luces: Melisa Sanchez Quiróz.
Realización de Stop Motion: Victoria Barca, Francisco Martínez Allende.
Diseño de Arte Visual: Francisco Martínez Allende.
Maquillaje: Melina Otero y Candela González.
Diseño Gráfico: Paula Do Souto.
Presentada por Música en Escena, la obra se estrenó el sábado 9 de julio en el Teatro Empire, ubicado en Hipólito Yrigoyen 1934, CABA, y continuará presentándose los días 21, 22, 23, 28, 29 y 30 de julio.

Sobre Música en Escena:

Espacio artístico destinado a la investigación y puesta en escena de la música vocal en todas sus expresiones, fundado por Silvana D’Onofrio y Rosana Santoro en el 2002, que ha ido adaptando otros títulos para el público infantil como “Hänsel y Gretel” de Humperdinck y “El maestro de Música” de Pergolesi, que se han presentado en distintas salas y espacios de la Ciudad de Buenos Aires. En la actualidad están llevando adelante un proyecto de difusión de la música clásica en las escuelas a través de conciertos didácticos interactivos. Desde 2012 la compañía se encuentra bajo la dirección de Silvana D’Onofrio.

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *