Crítica: CUANDO LAS LUCES SE APAGAN

Por Matías Moraes

Basado en el corto del mismo nombre del año 2013, “Cuando las luces se apagan” (Lights Out, 2016)  ópera prima del director David F. Sandberg. Cuenta la historia de una familia que es acosada por una entidad que sólo aparece en entornos sin luz.
¿Quién en la soledad de una casa a oscuras no tuvo esa sensación de que hay algo que los observa? Esta es la premisa principal del film. La historia gira alrededor de Rebecca (Teresa Palmer) una joven que abandonó su hogar dejando atrás los miedos de su infancia en el pasado.
Años más tarde Martin (Gabriel Bateman), su hermano menor, comienza a experimentar los mismos sucesos, esto pondrá a prueba su cordura y su vida todas las noches. “Cuando las luces se apagan” es un film de duración y trama bien concreta, donde el clima de suspenso está muy bien construido y resulta digno de la serie de película a las que nos tiene acostumbrado James Wan que aquí produce. En algunas escenas hay screamers que harán saltar de las butacas a los espectadores. Sin embargo, el guión tiene algunos despropósitos  en cuanto a la historia, que dejan casi sin lógica los argumentos acerca del “ente” y su origen. En contraste la película tiene momentos graciosos que intercalan las escenas eternas de persecución al estilo slasher.

7 de 10

Tres datos sobre el director:

El corto original se estrenó el 29 de diciembre de 2013, a días de año nuevo, y se convirtió en un viral de youtube a las horas de su publicación.

La secuela de “Anabelle” será dirigida por David F. Sandberg.

El director continúa haciendo cortometrajes de terror:

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *