Crítica: STAR TREK: SIN LÍMITES

12/9/16

Por Cecilia Tedesco

Hace 50 años, el 8 de septiembre de 1966 salía al aire en los Estados Unidos una serie de ciencia-ficción llamada “Star Trek”, cuyo creador fue Gene Roddenberry.

Era algo así como un western pero ambientado en el espacio, estaba centrado en las aventuras de los tripulantes de una nave estelar llamada Enterprise, e incluía entre sus protagonistas variados y singulares personajes: el Capitán James T. Kirk (William Shatner), el Sr. Spock (Leonard Nimoy) un vulcano de orejas puntiagudas, el Doctor Leonard “Bones” McCoy (DeForest Kelly), el Ingeniero Montgomery “Scotty” Scott (James Doohan), la Teniente Nyota Uhura (Nichelle Nichols) una oficial de comunicaciones de color, y el Sr. Sulu (George Takei) un piloto japonés, a quienes más tarde se agregaría el oficial Pavel Chekov (Walter Koenig) de origen ruso.

La historia poseía un gran contenido filosófico y universal, sin duda bastante adelantado para la época, ya que para ese entonces EE.UU. y la Unión Soviética se encontraban en plena guerra fría. “Star Trek” planteaba la posibilidad no solo de viajar por el espacio a mundos distantes, sino también la idea de una Tierra Unida y en paz, cuyos habitantes interactuaba con seres extraterrestres formando así una red interplanetaria mucho más grande: “La Federación Unida de Planetas”.

Luego de tres temporadas de “Star Trek”(1966-1969) siguieron dos temporadas de “Star Trek: The Animated Series”(1973-1974), con la misma tripulación pero en versión animada y con las voces de los actores originales, y cuatro series más: “Star Trek: The Next Generation”, con siete temporadas (1987-1994), “Star Trek: Deep Space Nine”, con siete temporadas (1993-1999), “Star Trek: Voyager”, con siete temporadas (1995-2001) y “Star Trek: Enterprise”, con cuatro temporadas (2001-2005). Además se hicieron seis películas con la tripulación original: “Star Trek: The Motion Picture”(1979), “Star Trek II: The Wrath of Khan”(1982), “Star Trek III: The Search for Spock”(1984), “Star Trek IV: The Voyage Home”(1986), “Star Trek V: The Final Frontier”(1989), “Star Trek VI: The Undiscovered Country”(1991), y otras cuatro con la tripulación de “Star Trek: The Next Generation” con el Enterprise al mando del Capitán Jean Luc Picard (Patrick Stewart): “Star Trek: Generations”(1994) que contaba con la aparición de William Shatner como el Capitán Kirk, “Star Trek: First Contact”(1996), “Star Trek: Insurrection”(1998) y “Star Trek: Nemesis”(2002).

“Star Trek” fue llevada también al mundo de los video juegos, y surgieron comics y novelas basados en las series. Para el año próximo, enero de 2017, está anunciada y en proceso de preparación una nueva serie titulada “Star Trek: Discovery”, creada por Bryan Fuller, que tendrá lugar diez años antes de la original.

Por otra parte, en 2009 un señor llamado J.J. Abrams decidió relanzar la franquicia con una nueva entrega cinematográfica titulada “Star Trek”, con la tripulación original del Enterprise, a modo de precuela y reboot a la vez, ya que la misma está ambientada en un universo alternativo y protagonizada por un nuevo elenco más joven en los roles de los icónicos personajes de la serie original. En 2013 J.J. continuó esta nueva línea temporal llamada “Línea de Tiempo Kelvin” en relación a hechos ocurridos en el primer film de la misma (2009), con “Star Trek: Into Darkness”. Ahora, pero con Abrams solo como productor, se acaba de estrenar la tercera película de esta nueva franquicia, “Star Trek: Beyond” (“Star Trek: Sin Límites” en argentina) dirigida por Justin Lin, el taiwanés responsable de cuatro películas de la saga “Rápido y Furioso” (de la 4 a la 6), con un guión escrito por Simon Pegg y Doug Jung, y obviamente basado en la serie de Tv creada por Gene Roddenberry.

“Star Trek: Sin Límites” comienza con el Capitán James T. Kirk intentando negociar una tregua en un conflicto bélico entre dos razas enemigas, ofreciendo a una de ellas como símbolo de paz un artefacto antiguo que era parte de un arma, pero algo sale mal y apenas logra regresar al Enterprise.
Han pasado tres años desde que se embarcaron en una misión exploratoria de cinco, y luego de esa convivencia prolongada han surgido algunas relaciones interpersonales favorables entre los miembros de la tripulación, aunque luego de tanta rutina Kirk comienza a sentirse “episódico”, por lo cual hacer un alto en el viaje para reabastecer la nave en la nueva estación espacial de la Federación, la ultra moderna y gigantesca “Yorktown” podría resultar beneficioso.

Pero por un lado Kirk se siente afectado emocionalmente por la proximidad de su cumpleaños, aún le pesa muchísimo la temprana pérdida de su padre, quien fuera un héroe de la Flota Estelar, y ha tratado de estar a su altura, de ser como George Kirk, sin saber como ser Jim, y comienza a vislumbrar algunos cambios radicales en su vida; Spock por su parte, recibe una triste noticia de Nueva Vulcano que lo moviliza por dentro, repercute en su relación con Uhura, y podría afectar también su futuro.

“Estando en el espacio, donde un capitán solo puede contar consigo mismo, con su nave y con su tripulación, es fácil extraviarse…Comodoro Paris”

Una nave no identificada llega a la estación pidiendo ayuda, Kirk ofrece su nave y su tripulación para asistir a la extraña visitante, pero de camino al planeta donde su gente ha quedado varada, el Enterprise es atacado por un enjambre de naves y sus miembros son tomados prisioneros por un tal Krall, el villano de esta historia, cuyo única meta es destruir a la Federación Unida de Planetas. En medio de tan nefasta situación, Scotty y Kirk encontrarán una aliada en la joven Jaylah, quien ha perdido a su familia por culpa de Krall, y cuyo único sueño es poder escapar de allí con vida. Para poder regresar a la estación, Kirk y los suyos deberán encontrar esperanzas en lo imposible!

“Lo desconocido es aquello que está temporalmente oculto”… James T. Kirk
“El temor a la muerte es ilógico”… Spock.
“El temor a la muerte es lo que nos mantiene vivos”… Doctor McCoy.
“Como parte de una tripulación nunca te darán la espalda”… Scotty.
“La unión hace la fuerza”… Nyota Uhura.

Componen el elenco: Chris Pine (Kirk), Zachary Quinto (Spock), Karl Urban (McCoy), Zoe Saldana (Uhura), Simon Pegg (Scotty), John Cho (Sulu), Anton Yelchin (Chekov), Idris Elba (Krall), Sofia Butella (Jaylah), Shohreh Aghdashloo (Comodoro Paris), Greg Grunberg (Comandante Finnegan), Doug Jung (Ben), Joe Taslim (Manas), Lydia Wilson (Kalara) y Deep Roy (Keenser).

Con guiños a la serie original y a las películas con esa misma tripulación, alguna referencia a Shakespeare, toques de humor inteligente, espectaculares escenas de acción y buen uso de los efectos especiales, solidez narrativa, mucho ritmo, un emotivo homenaje al genial Leonard Nimoy, la dedicatoria al recientemente desaparecido Anton Yelchin, y con una tripulación unida y consolidada, este film de aventuras y ciencia-ficción da la sensación de estar viendo un nuevo capítulo de la serie, y resulta entretenido y más que disfrutable.

10 de 10

1935096_1375023282514173_4973263445856410219_n

7/9/16

Por Fer Casals

Para algunos fans incondicionales de Star Trek la película de 2013 (En la oscuridad, JJ Abrams) fue la peor película de la histórica saga que ya llega a 13 films. El exceso de ambición le jugó en contra. Por el contrario la única ambición de Sin Límites (Lin, 2016) es entretener y vaya si lo hace.

En los primeros momentos del film hay una frase de James T. Kirk (Chris Pine) sobre la monotonía de la vida abordo del Enterprise que el llama “episódica” y en realidad la película se siente como un gran episodio de la serie clásica pero con niveles de producción astronómicos. Todos los tropos de aquella estructura están presentes: la tripulación choca en un misterioso planeta, enojan a alguien y Kirk se agarra a las piñas con un alien.

Por supuesto que en la película hay mucho más que eso. La trama los lleva a un naufragio en una nébula que los conduce a un enfrentamiento con un enjambre de naves que parecen insectos tecnológicos (primer acierto, que rompe con algunas batallas en el espacio que ya vimos demasiadas veces), la batalla deja a la tripulación abandonada y dispersa en un mundo rocoso y peligroso.

En esta ocasión son Kirk y Scotty (Simon Pegg) los que hacen la mayor parte del trabajo heróico (Pegg como co-guionista ha reforzado notablemente su propio rol) mientras que Spock (Zachary Quinto) se mantiene adecuadamente cerebral, envuelto en el temor por el futuro de su carrera y el dolor por la muerte del Embajador Spock, obvio y merecido homenaje al gran Leonard Nimoy.

Pero el estado de ánimo predominante no es el de luto, la película es vertiginosa y jubilosa, desde la época de la tripulación original no hemos sentido tan viva la aventura y la camaradería, dos pilares esenciales de la serie. En este sentido el pulso “Fast & Furious” que Justin Lin le imprime es el ideal para una película de acción de 2016.

El villano Krall que compone Idris Elba es correcto pero en el fondo es sólo otro guerrero musculoso con un resentimiento irracional, lo bueno es que el personaje le permite a los guionistas hacer un comentario político de relevancia actual, la creación de conflictos que justifiquen guerras. Sin Límites es divertida durante todo el metraje, llena de chistes que funcionan, diversidad racial, persecuciones y efectos verdaderamente alucinantes. En un verano norteamericano de películas-tanques que dispararon balas de salva, Sin Límites sale triunfante.

8 de 10

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *