Crítica: SEGUNDA VUELTA

10/9/16

Por Matías Moraes

El dúo cómico más conocido de la calle Corrientes ha regresado. Nito Artaza y Miguel Angel Cherutti. Esta vez al Lola Membrives, junto con Cecilia Milone.
Los tres hacen lo que saben hacer y bien. Nito apela a su carisma y cuenta chistes, Milone canta increíble en varias oportunidades y Cherutti vuelve con sus imitaciones. Los momentos políticos traen a Macri y Scioli con una insípida Awada, y un encuentro divertido entre Carlos Menem y Néstor Kirchner en el purgatorio.
Segunda Vuelta es una propuesta carente de todo, menos de talento. Sin escenografía, con un vestuario que solo luce Milone y dudosas máscaras sostienen casi dos horas con más de lo mismo. Esta vez apostaron a la simplicidad y el minimalismo extremo. A Tal punto de que solo podemos ver un fondo oscuro con una luces de led (tipo Navidad) que cambian su color aleatoriamente.

Apelando al estilo de obras del under de standup donde se destaca al talento más que al entorno. Nito y Cherutti son recordados por producciones impresionantes esta vez le pifiaron con esta “segunda vuelta”.
La iluminación también es pobre, nunca se sincronizo con los actores en escena dejando en penumbras a los protagonistas. La dinámica y el argumento es inexistente ya que solo vemos seguidillas de chistes, imitaciones y luego una canción de la talentosa Milone. Para luego volver a los chistes…. La obra se extiende un poco y aburre en un punto. Lo más destacable son los cuadros cantados, con una voz impresionante y temas cargados de nostalgia. Apuntado a un target de gente mayor Segunda Vuelta es más de lo mismo.  Según las propias palabras de Artaza durante la función, “el espectáculo hay que imaginárselo”.

5 de 10

img_1915a

img_1844a

img_1768a

img_1956a

img_1968a

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *