ARIEL ROTTER “Siento que todos los fantasmas familiares están a mi alrededor”

12/9/16

A ocho años de su última película, hablamos con Ariel Rotter, director de La luz Incidente, un film que hace un año se muestra mundialmente y no deja de cosechar elogios. 

Entrevista: Valeria Massimino

¿Por qué pasaron 8 años de tu última película?

Porque los procesos de hacer una película son largos, pero no tanto (risas) y en este caso, tuve un factor que llamaría de miopía, relacionado con los materiales que trataba. La película está basada en hechos que son muy cercanos a mi historia familiar, me fue muy difícil lograr trabajar con esos materiales, sin tener esa distancia o claridad que te permite una historia que no está tan ligada a vos afectiva y emocionalmente.

¿Todo nace de unas fotos familiares que encontraste?

Claro, son una serie de eventos que sucedieron dentro de mi familia antes que yo naciese, pero que derivan en la familia que yo llego a conocer. A partir de esas conjeturas que yo me hacia de niño, sobre ciertas situaciones vinculares, empecé a tejer está ficción. A partir de ese proceso introspectivo que yo hice, pareciera que algo se transmite y el espectador termina recurriendo a sus propios recuerdos familiares, y de algún modo es transportado a su propia memoria familiar. Eso es muy lindo.

La identificación…

Claro, y eso es algo implanificable, de hecho, yo siempre sentí que esta iba a ser una película que no iba a ver nadie, que a nadie iba a interesarle, que la hago porque no puedo dormir, nunca imaginé que por el contrario iba a producirse una empatía con el proceso del realizador.

luz-02

Los 60’s son como un personaje más en la película, ¿cómo fue lograr esa ambientación?

Sí. Los 60´s son un personaje más también en el sentido de como afectan el comportamiento de los protagonistas, porque lo que eran los paradigmas de bienestar de esa época influyen directamente en sus decisiones, en la acción y en la inacción. No pasa sólo por un tema estético -aunque me resultaba muy atractivo- y que nacen de esas fotografías familiares que inspiraron todo.

La recreación de la época fue otro desafío, por la situación que atravesaba Luisa (Erica Rivas) con dos niñas muy pequeñas, cuando escribía imaginé que sucedía en la casa de mi abuela, cuando uno escribe se imagina escenas.

Y porque casi no hay exteriores…

Sí, los que hay, son exteriores-interiores, había otras escenas en exteriores que un mes antes de empezar a filmar decidí no hacerlas, como una persecución nocturna a pie, que finalmente no encaré y que tenían ese atractivo de filmar en la calle como si fuese aquella época. La escena que era de día paso a ser de noche, para evitar la polucion visual. Habíamos hecho una búsqueda exhaustiva de locaciones urbanas que después terminé no filmando.

Todo lo que es mobiliario, los objetos, el vestuario, el maquillaje y el peinado tiene mucho trabajo atrás. Hecho por gente hermosamente talentosa. En principio yo quería filmar en la casa de mi abuela, pero la casa se vendió, así que les pedí, al menos, quedarme con los muebles, las alfombras que son los que termino filmando en la película pero en otro departamento.

Cuando Luisa está en ese sillón, yo lo escribí pensando en ese sillón de la casa de mi abuela, era importante para mi que sea así. Hay algo que tiene que ver con la pertenencia y la propiedad que yo tenía para con los materiales que se estaba contando.

Qué fuerte para vos, después ver todo eso en pantalla grande…

Muy fuerte, la primera vez que lo proyectamos fue muy impactante, sentí una cosa fuerte de “yo no tendría que haber hecho esto”, algo de pudor, después me fui curtiendo porque la película hace una año que se está mostrando y ahora me siento en la sala y siento que todos los fantasmas familiares están a mi alrededor.

Tal vez están…

Y sí, el otro día en el estreno fui con un saco de alguien que viajaba en el auto que tuvo el accidente, mi tio Hector, que mi familia me ponen como segundo nombre su nombre y a quien yo no conocí, pero que al estar siempre sus retratos en los livings de nuestra familia estaban presentes, pese a que no se hablaba de ellos por lo doloroso que era meterse en ese lugar. Mi pareja, que es la directora de arte de la película, fue al estreno con una cartera de mi abuela y estábamos todos como compartiendo eso de una manera muy amorosa. Lo que movió todo este proyecto fue un acto amoroso y no impúdico.

incident-light-4

¿Por qué la decisión de filmarla en blanco y negro?

Hay una creencia que el director es el que decide todo, y en los procesos de hacer una película que son en general largos, las películas ya van existiendo en nuestro sentir, en nuestro corazón en nuestra cabeza y en nuestro imaginario. Entonces mas que decidir empezás a ser un poco esclavo de eso. No es una decisión es algo que se va gestando.

Como si las fotos hubiesen cobrado vida…

No sé, esa es una manera linda de decirlo, en definitiva yo no tuve la intención que esas fotos cobren vida, pero si tuve la intención de conectarme sensorialmente con todos esos elementos, cuando pensaba la película la veía en blanco y negro, ¿entonces… porque iba a hacerla en color? Y como yo no viví esa época es como si el pasado fuese en blanco y negro y el presente en color.

342_2048x1152

Rivas y Subiotto están increíbles en sus roles, ¿hubo casting o siempre fueron ellos?

Yo en general no hago casting, es un proceso que no disfruto porque me da mucha vergüenza, no me siento cómodo y tampoco siento que el actor esté cómodo. Yo elijo una foto de una actor que me gusta y la miro durante meses en la pantalla de mi computadora (risas) y trato de ver en esa foto si permanece dentro de mi cabeza. También veo reportajes, me interesa mucho el actor cuando está dando una entrevista. Yo escribí pensando en Erica de entrada, sin conocerla siempre hubo algo que me conmovió mucho en ella.

En el caso de Subiotto es completamente distinto, yo escribí sin tener un actor en mente, en realidad si, había pensado en Julio Chavez, pero Julio está acostumbrado a los protagónicos absolutos y no encontraba al actor hasta que la directora de casting me insistió mucho para que conozca a Subiotto, y me encontré con él y su aparición hizo que decidiera cambiar completamente el personaje y reescribí todo el guión pensando en él. Creo que él es uno de los aciertos más lindos del film.

¿Cómo fue marcarlos?

Con Erica el trabajo fue que ella confíe en un registro de actuación mucho más sugerido de que lo que ella venia recorriendo en otras participaciones en películas, Erica es una capocómica y tiene una naturaleza que la lleva a ser hiper representativa, es una diva del Olimpo que se para en la calle y se detiene el tránsito. El proceso interno de Luisa, a ella le salia naturalmente actuarlo, y mi trabajo era decirle “habitalo, pero no hagas nada porque yo me doy cuenta, y la cámara lo va a percibir”.

Difícil tarea…

Muy difícil, porque además su personajes está entre dos fuerzas rectoras en direcciones opuestas, hacia adelante con el nuevo candidato y hacia atrás con el duelo. Su personaje es un poco estático, al no ser la que decide o hace. Erica tenía problemas con eso, me dice “entendí, pero qué hace ella con todo eso?” Y yo le decía que la gente no siempre toma decisiones con respecto a su vida, a veces te llevan puesta. Y mucho más en el rol de la mujer de esos años. Todos estamos muy acostumbrados al papel de la heroína que es la que toma las decisiones y es la que se rebela contra su destino y la gente no es así. Muchas veces las familias se arman en relación a una fuerza que es la que tracciona y a otra que se deja llevar.

La particulares gemelas, Kubrickeanas, que no se ríen, ¿las buscaron así?

Leí la crítica que dice “kubrickeanas” y me encantó (Ver crítica aqui). En mi idea original no eran gemelas, cuando tenés que filmar con niños siempre se buscan mellizos porque solo pueden filmar dos horas, entonces tenés cuatro horas con esos niños. Entonces estábamos buscando dos pares de mellizos, ahí aparecieron estas dos niñas, y me quede impactado. El padre es actor y empece a hablar con los padres porque algo me conmovió de ellas, no tienen esa cosa de querer agradar que algunos niños tienen, ellas tenían carácter. Te miraban y te miraban serias, y te sostenían la mirada. Eran dos personas en miniatura.

¿Te parece que aún hoy hay personas que viven la misma presión social y familiar como el personaje de Luisa?image04

La película no quiere hacer un statement acerca de eso, si bien es uno de los elementos, o las circunstancias que influyen en el comportamiento de los personajes. Luisa es parte de esa época, porque nadie escapa a su época. Tampoco Ernesto (Subiotto) en esto de ser un solterón, que le llega la posibilidad de hacerse de una familia de un golpe. Yo siento que hay algo que cambió por lo menos en nuestro contexto, que podría entenderse como occidente, latinoamérica, Buenos Aires, clase media, culta formada… Sí, cambió el paradigma.

¿Algún consejo para los cineastas jóvenes que quieren vivir del cine?

Que no lo intenten, (risas) yo no vivo del cine, yo siento que me dedico a otra cosa. Inclusive cambio muchísimo como la gente ve el cine, entre ir a las salas o ver Netflix, y en ese sentido, es una disciplina que como autor no sabría qué decirles con respecto a cómo vivir de el. Lo único que se me ocurre decirles (y me lo digo a mi mismo también) es tratar de permanecer sensible aun en el medio del caos que implica un rodaje o intentar hacer una película durante años. Más allá de los detalles, y lo digo como alguien que es muy obsesivo, lo importante pasa por otro lado, lo importante es cómo logres que se conecte el espectador con eso que estás queriendo contar.


page

Filmografía: “Sólo por hoy” (2000) “El Otro” (2008) “La Luz Incidente” (2016)

pingpong

¿Una película?
Close-Up (1990, A.Kiarostami)

¿Un actor?
Marcelo Subiotto.

¿Un director?
Nuri Bilge Ceylan

¿Qué hecho histórico te hubiese gustado presenciar?
El mayo francés.

¿Una serie?
Twin Peaks (1990, D.Lynch)



¿Con quién te gustaría trabajar?
Con Jean-Pierre y Luc Dardenne.

¿Un final de película?
El final de “El otro”.

¿Lugar ideal para vacacionar?
Un pueblo de pescadores en Brasil con mi mujer e hija.

¿Una mujer?
La mia.

¿En que película te gustaría vivir?
En una de Russ Meyer.



¿Creés en Dios?
La verdad que no.

¿Una META?
Intentar transcurrir este tiempo que tenemos amorosamente.

Etiquetdo con:     , , , ,

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *