LISA STANSFIELD EN EL GRAN REX

2/10/16

gusHay un delicado equilibrio entre ser un artista que presenta una propuesta integral, uno que simplemente revisa sus grandes éxitos y uno que se ha transformado en un “artista de nostalgia”. Con cada visita de glorias de los ochenta, los noventa y en algunos casos hasta de los dos mil, la pregunta siempre nos queda: ¿Qué clase de show es el que se traen entre manos?

Si bien el caso de Lisa Stansfield un fan avezado sabría que tiene una carrera aún activa, aunque lejos de la masividad que alguna vez la caracterizó, para el público casual es la artista de menos de media docena de hits de sus dos primeros discos un cuarto de siglo atrás, o peor aún, una one-hit-wonder intérprete de All around the world, la canción que logró ponerla en el mapa como un artista viable en tiempos más sencillos.

Es con beneplácito que entonces podemos reportar que Stansfield trajo una combinación de la propuesta hits más show integral, recorriendo momentos de toda su carrera (menos el conspicuamente ausente álbum The Moment de principios de los 2000) más una saludable propuesta de material nuevo, alguno verdaderamente bueno, como la canción Picket Fence, y otro medio inexplicable, un pastiche latino de mexicaneadas vía España con frases en español que seguramente creyó que encanta al público local que justamente la aprecia por su anglicismo a prueba de balas.

lisa2
Porque Lisa, más allá de sus influencias disco y su amor por Barry White, representado tanto en su hit debut como en algún que otro oportuno cover, es las más inglesa y blanca de las cantantes, una de esas chicas de clase trabajadora que tenían destino de cajera de supermercado pero sus dotes como cantante la llevaron a un estrellato mundial que aún luego de décadas no registran como suyo y merecido. Eso hace que la caracterice un humor y calidez muy lejos del divismo, que aquellos que la disfrutaron en su visita anterior hace dieciocho años aseguran están intactos.

Con una sólida banda de ocho músicos y luchando contra problemas de micrófono en las primeras canciones (donde se escuchaba más a la corista que a la cantante) y de rara ecualización más adecuada para un espectáculo de disco-house que de una sutil cantante, que de todos modos estaba segura de sus intenciones, no dejando al público sentarse y dejar de bailar, salvo para la ocasional balada.

Se destacaron los hits de su excelente segundo álbum Change, especialmente una radicalmente transformada versión de Time to make you mine, que demuestra lo que decíamos al principio: Stansfield no vino a hacer karaoke, vino a presentar hits de la manera más artística que puede. Hacia el final, la dupla de What did I do to you y People hold on, colaboraciones previas a su etapa solista como vocalista invitada del acto dance Coldcut no sólo levantaron al público sino que además hicieron que apreciaríamos que lo que parecía un error del sonidista era un “feature” para ese estilo de música.

Antes de los bises vino, claro, All around the world, con Lisa repartiendo flores entre la audiencia que hacía su trabajo de cantarla. Sin dudas le debe una carrera a esa canción, lo que no significa que no esté un poco harta de cantarla.

Gus Casals

Twitter: @Uncle_Marvel
Facebook: Gus Casals
La Podcast: Ivoox
Alfred Presenta: Posta.fm
1982: Lunfa
Producido por: Lunfa

dsc_3318

dsc_2779

dsc_2925

dsc_2842

dsc_3022

lisa3

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *