Crítica: EL VUELO DE LA MOSCA

26/10/16

Por Arturo LeBranca

La mosca vuelva cuando tiene hambre. El aleteo enciende su olfato en busca de mugre que permita calmarla. La mosca tiene hambre todo el tiempo. El zumbido constante es señal que la basura reflota, el aire es nauseabundo y lo despreciable sale a la luz.

El vuelo de la mosca narra la historia de tres hermanas recluidas en un campo sojero. Berta (Luciana Cervera Novo) administra las tierras y es la matriarca de esta familia luego de la muerte del padre. Tiene a su cargo a Lidia (Mariángeles Bonello), la menor de las hermanas, que tiene un desorden emocional. Memé (Guadalupe Iturbide) vive en la ciudad con dinero de la familia y busca calmar sus necesidades con un nuevo ingreso económico. Un editor (Matías Bertiche) aparece con intenciones de publicar un poema escrito por el padre de ellas. Y por último, el capataz de la estancia (Alejandro San Juan) trae una historia reveladora. La ambición de todos saca a la luz las miserias que cada uno carga sobre sus espaldas.

Mariano Saba escribe una historia inspirada en un hecho verídico. Las hijas de Felisberto Hernández se niegan a publicar un cuento póstumo de su padre por considerarlo indecente. Luego, hay una conexión con Chéjov y la obra de teatro “Las tres hermanas”. A partir de esta unión, aparecen personajes decididos en sus intereses. Ninguno es capaz de quebrar su convicción por ambición. La sangre no tira, es una simple conexión genética que no despierta ninguna consideración familiar. Son simples deformaciones de un padre que pudo criarlas para que acarreen su oscuridad inmersa en el aislamiento.

Analía Mayta dirige una tragicomedia que toca lo border. Crea una atmósfera que agobia a las hermanas y exacerba sus intenciones para transformarlas en tristes huérfanas. La acción ocurre en una habitación de una gran casona donde todos los personajes se encuentran. Pero a su vez, existe un armario que simboliza el sometimiento a la reclusión y el aislamiento que sufren las hermanas.

Las actrices componen personajes fuertes y convincentes dentro del género. Alejandro San Juan refleja una historia terrible con elocuencia. La dupla de Guadalupe Iturbide y Matías Bertiche interpretan personajes que causan gracia por su infelicidad.

El vuelo de la mosca es la evidencia perfecta para descubrir que la codicia es un arma letal con el poder suficiente de destruir a cualquier ser humano.

7 de 10


El vuelo de la mosca
Sábados 20:00 | Teatro La Lunares
Humahuaca 4027 | CABA | Buenos Aires
Entradas $120

Ficha técnica
Actúan: Guadalupe Iturbide – Luciana Cervera Novo – Mariángeles Bonello – Matías Bertiche – Alejandro San Juan
Dramaturgia: Mariano Saba
Diseño gráfico: Guadalupe Alessia
Diseño de iluminación: Mariano Arrigoni
Escenografía: Belén Pedernera
Vestuario: Ana Julia Figueroa
Sonido: Facundo Focke
Realizadores audiovisuales: Diego Lescano y Andrés Chenaut
Prensa: Thelma Demarchi
Producción: Matías Bertiche
Asistente de dirección: Natalia Pascale
Dirección: Analía Mayta

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *