Crítica: ALIADOS

13/1/17

Por Natacha Mell

Aliados es un hermoso film dirigido por Robert Zemeckis en el que se narra la historia de un amor al que las contingencias de la Segunda Guerra Mundial pondrán a prueba. Filmado en Londres y en La Gran Canaria, ambientada como Casablanca, recreando el ambiente de la época, con las inseguridades de la guerra, pero apostando testarudamente a la vida.

El clima sugerido nos remonta a películas clásicas como Casablanca, pero a la vez nos reubica en conflictos típicos de El honor de los Prizzi. Logra generar ese tiempo nostálgico, idílico y tumultuoso que pintan las historias fílmicas que revisitan esa época.

Merece destacarse la perfección de las imágenes que se condicen exactamente con el mensaje que quieren dar. El tema del doble, de lo ilusorio, de lo que es dudoso, se construye en base a tomas jugadas donde espejos y reflejos permiten establecer un mundo donde es posible la duplicidad y el engaño. Donde las cosas pueden no ser como se nos presentan.

Una historia de narración clásica, donde la innovación y la jugada maestra están en la construcción de lo visual, y en las muy buenas actuaciones de Brad Pitt y Marion Cotillard, que son mirados desde una cámara que tiene la distancia justa, no muy cercana, ni muy lejana. Nos permite ver, compartir la historia, pero no comprender la intimidad real de los personajes.

Una película muy recomendable y disfrutable.

9 de 10

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *