Crítica: LORD

14/1/17

Por Arturo LeBranca

Si hablamos de teatro musical en Argentina, el primer referente actual que aparece es el prolífico Pepe Cibrián Campoy. O Pepito, para los asiduos espectadores de este género. Nuevamente, vuelve a las tablas con una obra escrita por él, y codirigida junto a Valeria Ambrosio.

Un hombre ocupa sus últimos años de vida en aumentar su fortuna sin la pretensión de gastar ese dinero. Sus empleados trabajan en favor de esa riqueza, su único socio fallece y él recluye su existencia a una avaricia sin salida. Alejado de su yerno y con una negación estoica por conocer a su nieta –debido a la muerte de su esposa e hija- decide pasar la navidad solo en su casa. A partir de esta situación, tendrá una cruzada espiritual que probará uno de los secretos de la vida.

Pepito crea Lord luego de atravesar una operación de cáncer. Bajo este cimbronazo en la vida de cualquier ser humano, él decide ir a fondo sobre el buen vivir y el buen morir. Jamás sale de escena. Eso demuestra una pasión por contar una historia con la desmesura del alma.

Su personaje es un mezquino simpático que desborda ternura. Su frágil aparición convierte a este hombre en un canal de experiencia que afronta la vida como puede. Para él, es tarde realizar un cambio, y la realidad es que nunca lo es para transformar el ser que somos. La travesía que vive trae la aparición de distintos personajes, como Lady Parca o Matilde, a cargo de la maravillosa Georgina Barbarossa.


El dúo es efectivo y emotivo. Hay un amor genuino que brota hacia todos lados cuando están en escena. La Barbarossa compone una muerte glamorosa y divertida con cuadros musicales símiles a la revista argentina. Aunque la aparición de Matilde, la esposa de Lord, trae uno de los momentos más divertido y conmovedores de toda la obra.
Este personaje, es posible que sea dotado de una agudeza sublime por la fuerte impronta que tiene con Ana María Campoy, su madre. Es difícil separar este encuentro entre una pareja (como pueden ser sus padres) y una madre con un hijo. El mensaje emociona de todas formas.

El elenco tiene la oportunidad de componer un personaje cada uno y elevar el nivel artístico de esta puesta. Por ejemplo, es imposible que pasen desapercibidas las actuaciones de Ignacio Monná como Patrick, el difunto socio de Lord; Damián Iglesias como Martín, el yerno que intenta reacomodar esa familia quebrada; o Diego Bros como Madame Future, una excéntrica travesti que adivina el futuro.

La palabra “cambio” sobrevuela durante toda la función, y Pepito reafirma esto en el final. Para él, hay una necesidad de cambio en el hombre y en el movimiento que nos rodea. Es posible que en los tiempos que corren esta palabra esté devaluada o denostada. La necesidad de un agente externo es la particularidad del cambio. Pero este humilde espectador cree que hay más en esta obra. Lord es una transformación, y para que esto suceda, hay que alterar lo que existe, afectar a quienes somos para que el vuelco sea una evolución. Lord evoluciona desde el amor. Y Pepito, demuestra que también.

9 de 10


Lord
Miércoles a domingos | Teatro Astral
Corrientes 1639 | CABA | Buenos Aires
Entradas desde $350


Ficha técnica:
Actúan: Pepe Cibrián Campoy – Georgina Barbarossa – Gustavo Monje – Damián Iglesias – Belén Pasqualini – Ignacio Monná – Alejandro Gallo – Rossana Laudani – Diego Bros – Emiliano Oberndorfer – Jimena González
Libro y letras: Pepe Cibrián Campoy
Música original, dirección musical y arreglos corales: Santiago Rosso
Arreglos musicales: Lucas Guinot
Director vocal: Alejandro Espinosa
Diseño de escenografía: Jorge Ferrari
Diseño de vestuario: Alfredo Miranda
Diseño de sonido: Gastón Briski
Diseño de luces: Juan Garcia Dorato
Diseño de maquillaje y caracterización: Vanesa Bruni
Coreografía: Juan Jose Marco
Prensa y difusión: We Prensa
Creatividad y comunicación: Uop! Estudio
Productor técnico: Guillermo Toledo
Producción ejecutiva: Ana Florencia Blejer
Producción general: Julieta Kalik – Santiago Zenobi & Asociados
Dirección general: Pepe Cibrián Campoy- Valeria Ambrosio

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *