Crítica: DONALD TRUMP “Nunca tires la toalla” Editorial Planeta

13/2/17

Por Fer Casals

Antes de leer la primera página del libro, el título (en su idioma original) nos muestra fielmente quién lo escribe (Trump never give up) así, en tercera persona, Trump nunca se rinde.

Escrito en 2008 en pleno éxito del reality show “The Apprentice” este libro de auto-ayuda llamado en nuestro país Nunca tires la toalla es una breve muestra de ejemplos y lecciones de vida de Donald Trump, el hoy presidente de los Estados Unidos. En el libro cada anécdota busca ilustrar cómo la persistencia conduce al éxito. ¿Lo consigue? bueno, depende si uno decide creer en alguien como Trump.

El magnate de los bienes raíces no da ningún consejo sin un propósito y teje en los 41 capítulos una lectura que fluye rápida en parte por el tono fiel a la personalidad del autor, una ideología para la vida que aplica a los negocios empresariales. Casi que se puede escuchar la voz de Trump al leerlo, todo su clásico alardeo y fraseo bombástico se trasladan al texto.

La filosofía de Trump está bastante bien explicitada, sus historias de persistencia y de “nunca renunciar” combinado con su voluntad por el triunfo (a toda costa) y la actitud positiva que supuestamente proporciona un impulso para el emprendedor. El lector no se puede permitir olvidar ni siquiera por un momento que quién escribe con ligereza acerca de integridad y ética es Trump.

El CEO-presidente dice que ha trabajado toda su vida para tener éxito y los consejos del libro reflejan eso. Lo que argumenta es que debido a que se equivocó varias veces, ese consejo tiene peso. El fracaso, es una parte de la vida. Nadie puede tener éxito sin fallar primero, así de trillado.

Los perdedores se rinden, también podría ser una frase que resuma todo el texto. Para Trump nunca menos es más y también ensaya sus propios diez mandamientos:

· ¡Nunca te rindas! No te conformes con quedarte en tu zona de confort. Permanecer complaciente es una buena manera de llegar a ninguna parte.
· ¡Se apasionado! Si amas lo que estás haciendo, nunca parecerá trabajo.
· ¡Enfócate! Apague las interferencias.
· ¡Mantenga su Momentum! No procastines.
· ¡Véase a sí mismo como victorioso! Eso te enfocará en la dirección correcta.
· ¡Sea Tenaz! Ser obstinado puede hacer maravillas.
· ¡Suerte! Cuanto más trabajo trabajo, más suerte tengo.
· ¡Cree en ti mismo! Si no sabes que otro lo hará. Piensa en ti como un ejército de una sola persona.
· Pregúntate a ti mismo, ¿Qué estoy fingiendo para no ver? Puede haber grandes oportunidades a su alrededor, incluso si las cosas no son tan grandes.
· ¡Mira la solución y no el problema! Y nunca te rindas.

Irrisoria lista de obviedades al margen, al recordar que el hombre llegó al mayor puesto de poder en el mundo, repentinamente nos golpea el hecho que la sociedad elige a personajes como estos para que los lideren.

La mayoría de las historias en Nunca tires la toalla terminan con todo el mundo obteniendo lo que quieren. Trump le atribuye tanto de su éxito a su propio estado de ánimo que uno comienza a preguntarse si realmente habrá alguna fuerza mística involucrada para que las cosas vayan a su manera. Tal vez no sea Dios ni el destino el que puso a Trump donde está, tal vez la culpa este mucho más cerca nuestra.

Para alguien más racionalista y humanista, el simple pensamiento positivo no es suficiente para superar los problemas estructurales de desigualdad o racismo, pero Trump es la clase de persona que puede crear su propia realidad, como vimos en las primeras semanas de su gobierno y los “alternative facts” .

Sus libros, sus programas de TV, sus discursos, su Twitter y ahora sus decisiones de gobierno parecen ser una cosa más creada en función a lo que ha sido siempre su principal objetivo: la atención de la gente.

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *