JULIETA LEDESMA: “Vigilia es una película que me llevó casi diez años concretar”

15/2/16

Con motivo del estreno de su ópera prima “Vigilia” hablamos con la directora y guionista Julieta Ledesma sobre sus expectativas con el film, el casting y el proceso de realización. “Vigilia” se estrena el 16 de febrero en la cartelera nacional.

Entrevista: Leandro Rampoldi

¿Cómo surgió la idea de Vigilia?

Estuve mucho años para escribir el guión. No había una idea a priori, la historia fue apareciendo a medida que iba avanzando en el relato. Una de las primeras imágenes que surgió del guión de la película era la del sacrificio del perro en el monte. Empecé a indagar esa imagen y descubrí que el dueño tenía que sacrificar a su perro para proteger al resto de sus animales y familia. Su perro de confianza y quién lo protegía se había convertido en una amenaza.

Luego descubrí que esa imagen condensaba toda la historia. Escribí sin cronología, escenas sueltas que correspondían al mismo universo. Escenas que aparecían con un alto nivel simbólico. Me interesa trabajar con imágenes internas sin saber bien a donde voy. Cuando escribí esta historia venían fuertes recuerdos de mi infancia, de mis vacaciones en Santiago del estero y de los relatos mágicos que nos contaban en noches de vigilia o a la hora de la siesta.

Si bien en 2005 dirigiste el corto “Un Plan Perfecto”, ¿qué desafíos y diferencias encontraste a la hora de encarar tu primer largometraje?

El desafío era completamente diferente, si bien en ambos trabajos indagué sobre universos completamente creados e imaginarios. Realizar un largometraje me llevó asumir otro nivel de riesgo, había muchas más personas involucradas y el guión planteaba escenas con un alto grado de dificultad de realización.

Vigilia es una película de largometraje que estuve casi diez años para concretarla, tuvo una intensa etapa de desarrollo, donde trabajé mucho el guión, se dibujó cada plano de la película, mucho laburo antes de filmar. Con Carolina Lusa, la productora, realizamos toda la aventura en búsqueda de locaciones. Nos recorrimos todo Ojo de agua, y encontramos unos escenarios con la personalidad que necesitaba la película.

Luego más cerca del rodaje, ya con todo el equipo surgieron los decorados de San Luis. Todo estaba muy pensado aunque luego al sumarse el Director de fotografía Matthias Fleischer , la directora de arte Julieta Dolinsky y todo el equipo, la película creció muchísimo. Lo que más disfruté en ambas experiencias es el momento del rodaje, me sentí muy felíz en esa instancia trabajando con todo el equipo. Luego en el largometraje tuve una etapa muy larga de post producción que tampoco estaba acostumbrada. El corto lo edité yo en mi computadora, durmiendo al lado del escritorio cuando se hacían los renders, otra cosa. La post de Vigilia fue un proceso muy largo, se trabajó mucho en edición y la banda sonora.

¿Cómo fue trabajar y dirigir a dos actorazos como Osmar Nuñez y Jorge Román?

Muy fácil. Me hicieron la tarea demasiado sencilla. Ellos están proponiendo continuamente y en esta película tuvieron un grado de entrega absoluta. Les estoy profundamente agradecida a todos mis actores porque confiaron plenamente en esta película y en mi dirección.

Trabajamos en largos ensayos conjuntos donde llegamos a marcar todo el recorrido dramático de los personajes. Osmar Nuñez tiene una potencia y calidad en su trabajo por el cual siento una profunda admiración, le creo todo, no hay otro como él, en cine en teatro, lo que haga, el es brillante, además un tipazo. Y Jorge Román, tuvo una versatilidad en esta película, con una transformación muy profunda, se convirtió realmente en un chaman, en el hombre del agua. Nos reíamos en la filmación porque siempre le pedía haceme una animalada y él hacía esos movimiento como si fuese realmente un animal. Jorge Roman trabaja en capas sus personajes y llega a un nivel de profundidad en su composición que te conmueve.

¿Por qué decidiste contextualizar la obra en el marco de una sequía? ¿tiene que ver con el aspecto onírico que plantea la película para con los personajes?

Por un lado, por su aspecto onírico pero también porque me interesaba que esa falta de agua se relacione con la sed sexual que sentían los personajes. La sequía profundiza el contexto de desesperación que están sufriendo los animales “Algunos animales se están volviendo locos, nosotros también vamos a empezar a enloquecer” , dice Tesíe uno de los personajes de las película y eso era lo que el ambiente generaba.

La película ya tuvo un paso por festivales internacionales y, próximamente, se estará exhibiendo en India y China. ¿Qué expectativas tenés para el estreno?

La expectativa es que está película llegue a la mayor cantidad de espectadores posibles y que encuentre su lugar en las pantallas. Sé de las dificultades de la exhibición en estas épocas, y es por eso, que estamos trabajando mucho junto a Dolores Montaño en el lanzamiento realizando campañas puntuales. También, junto con los actores vamos a presentar la película en distintas provincias de la argentina. Es un film que tiene múltiples lecturas y se presta al debate, vamos hacer charlas luego del cine, también en eso la vamos acompañar.

Pablo Ríos contó en una entrevista que no tenía experiencia como actor, ¿qué fue lo que te llamó la atención en él?

Su primer casting lo hizo en Ojo de agua, Santiago del Estero, llegó al espacio que nos había prestado la municipalidad para hacer el casting y al cuál él había llegado por un anuncio en la radio del pueblo. Se buscaban actores que tengan conocimientos de campo y sepan andar a caballo. Él nacido y criado en el campo cumplía con esos requisitos.

Pablo Rios llegó al casting con ese pelo alborotado y ese look tan particular que tiene, parecido a un felino del monte, se paró delante de la cámara y se presentó, le pregunté que se animaba hacer en ese espacio y el comenzó a recitar un verso gaucho larguísimo, le puso el corazón y la simpleza que lo caracteriza, fue un momento bellísimo. Desde ahí, jamás lo dejé de pensar para el personaje. Cuando volví de Santiago le mostré el video del casting de Pablo a Osmar y se emocionó muchísimo, estábamos los dos llorando frente a la pantalla de la compu. Conmovedor. Sin duda, el personaje de Santiago que llevaba el nombre de su provincia era para él.

En un primer momento la película se iba a llamar “El hijo de la Guerra”, ¿Por qué decidieron cambiarle el nombre?

La película fue mutando, el relato se volvió cada vez más salvaje y nocturno. Vigilia predispone al espectador a pensar en un estado que es ideal para la película.


Etiquetdo con:     , ,

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *