Crítica: RESIDENT EVIL: CAPITULO FINAL

18/2/17

Por Matías Moraes

Vuelve a los cines Alice. Luego de conspirar para destruir Umbrella, de destruir Racoon City, sobrevivir al Nemesis, matar al Tyrant, descubrir que tiene clones y poderes, perder los poderes y eliminar oleadas y oleadas de zombies. Llega el ultimo capitulo, el sexto de la saga.

Basado en el videojuego de la empresa Capcom ( lo único en común es el nombre) cuenta la historia de Alice (Milla Jovovich), que luego de despertar de la última batalla decide regresar al origen de la epidemia para así acabar con el apocalipsis que invade el planeta. Racoon City es el lugar donde se ubica la cura del virus “T”. En el camino se encontrará con viejos amigos que la ayudaran para traer paz al planeta.

Este capitulo final esta sobrecargado de acción y escenas sin sentido. Con tomas rápidas y repletas de balas. Llegando a un punto de absoluta incomprensión y confusión. Paul W.S. Anderson logra irritar al espectador con violentos movimientos de cámara, un artilugio que se repite constantemente.

Ademas de actuaciones para el olvido, Anderson demuestra el poco interés por rescatar una saga emblemática de los videojuegos. Todo termina siendo una parodia cinematográfica del juego.

En cuanto a los efectos especiales no dejan de ser de una calidad acorde al film. Con monstruos y zombies dignos de una película clase B. Lo mas interesante de la saga es la figura de la siempre hermosa Milla Jovovich, pero no alcanza para elevarlo al lugar que se merece siendo un producto con reconocimiento global.

Resident Evil: Capitulo Final es una película mediocre de una saga que nunca supo que camino tomar sólo resta esperar que las películas tomen el camino del juego, que cuando tocó fondo, cambió.

5 de 10


©Revista Meta - 2016

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *