Crítica: HAMBRE DE PODER

25/2/17

Por Fer Casals

Casi desde el primer momento en que vemos a un vendedor desesperado llamado Ray Kroc (Michael Keaton), conocer una revolucionaria manera de presentar y vender hamburguesas, idea pionera de dos hermanos inteligentes pero ingenuos de California, Kroc estaba reescribiendo la historia para posicionarse como el fundador, el falso fundador.

Mac y Dick McDonald inventaron el concepto de “comida rápida”, desde el método de ordenar paso a paso, hasta el menú reducido y el plan para confeccionar una hamburguesa en 30 segundos perfectamente coreografiados.

Es cierto, fue la visión de Ray Kroc de llevar todo el país el plan de McDonald’s. Pero cuando Kroc acabó de deshacerse de los hermanos McDonald, empezó a tomar crédito por todo, incluyendo la concepción de los infames Arcos Dorados.

“Hambre de Poder” cuenta la historia de la adquisición/robo legal de McDonald’s, una versión “Red Social” (D.Fincher, 2010) más de 50 años antes, con hamburguesas en lugar de Facebook. Un vendedor decaído en lugar de un geniecito universitario, y los bellos gemelos Winklevoss reemplazados por un par de simplones hermanos que un día se despertaron para enterarse que ya no eran dueños ni de su apellido.

El guión perfectamente equilibrado de Robert Siegel sigue a Kroc desde el momento que se cuelga del éxito del proyecto McDonald’s y luego trata de encontrar maneras de reducir costos y aumentar los beneficios, mientras averigua cómo eludir su contrato con los McDonald y comenzar a cosechar la mayor parte del ingresos.

Sin embargo, cada vez que pensamos: “Kroc es lo peor”, no podemos dejar de reconocer que no hay manera de que McDonald’s se hubiera convertido en la descomunal empresa que es hoy sin la firme determinación de Kroc de destruir a los McDonald para recrear a McDonald’s.

Keaton brilla encarnando al despreciable Ray Kroc en un film que deja en claro que no hay buenos en esta historia, al final también los hermanos le dan la mano al diablo para sobrevivir. “Hambre de poder” Es un ejemplo de manual del capitalismo salvaje y del éxito económico como justificación de todo.

8 de 10


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *