Crítica: HIPERSOMNIA

27/3/17

Por Hugo Duarte

Poder hacer un film de terror en nuestro país, es tener que someterse a una comparación con un enorme material circulante en el tema de origen extranjero, para de alguna forma salir airoso en el intento. Y esta película lo logra. Claro que para ello también toca dentro del relato el tema de la trata, y es por ahí donde avanzados los conflictos planteados se pierde un poco el relato que se maneja con bastante habilidad.

Hipersomnia es la historia de una joven actriz, Milena, que intenta conseguir el gran papel en una obra de teatro, interpretado por Yamila Saud, y asiste a una prueba para ver si es elegida por un particular y misterioso director, interpretado por Gerardo Romano. A partir de los ensayos se entrecruza un relato de realidad y realidad paralela en la que se encuentra también Milena. Al mismo tiempo que se encuentra ensayando, aparece formando parte de un grupo de chicas encerradas para la trata y le es difícil entender que le está sucediendo.

En el lugar de encierro conviven un grupo bastante heterogéneo de chicas jovencitas que se encuentran allí contra su propia voluntad viviendo momentos escalofriantes y muy bien recreados para el género. En este lugar encontramos destacadas actuaciones de Peter Lanzani, Jimena Baron, Florencia Torrente, Candela Vetrano, entre otras. En una de las líneas del relato Gustavo Garzón y Nazareno Casero tienen muy buenas actuaciones.

Con una iluminación muy buena, a cargo de Rodrigo Pulpeiro, generando climas y sensaciones escalofriantes y un montaje alterno elogiable.

Gabriel Grieco escribe en colaboración con Sebastian Rotstein, una interesante historia para recrear. Un director para tener en cuenta en el género de Terror de factura nacional.

7 de 10


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *