Crítica: LA JOYA MÁS PRECIADA

28/3/17

Por Hugo Duarte

La obra está situada en Inglaterra a principios del siglo XX, cuenta un pasaje de la vida de Jorge Kent, príncipe de la monarquía británica, que lucha entre el amor de su madre la Reina María, quien le impone las obligaciones de la monarquía obligándolo a casarse con la Princesa Marina y alejándolo de sus amantes y de sus profundos deseos de libertad plasmados en sus relaciones con jóvenes amantes en una vida bohemia y disipada.

El guion es bueno, la iluminación es regular y merece mención aparte la sala del teatro, que además de su belleza,  enmarca y realza perfectamente las situaciones y le da un aire señorial a toda la obra. 

Las actuaciones son muy buenas sobresaliendo la actriz Alicia Muxo, como la Reina María, Ulises Puiggrós como el príncipe Jorge Kent desarrolla con mucha libertad su personaje y se gana al público. Javier Baez es uno de los amantes del príncipe, desarrollando un bohemio director teatral y Debora Longobardi es la Princesa Marina quien viene con un sólido objetivo de casamiento. El vestuario juega un papel importante con la ropa de época que recrea. Obra de una duración de 60 minutos que pasan muy rápido. Recomendable!

8 de 10


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *