Crítica: Cuando el bosque se nos venga encima

28/3/17

Por Hugo Duarte

Esta es una adaptación de El pato salvaje de Enrik Ibsen. Al ingresar a la sala ya se encuentran los actores en el escenario, una música gutural nos recibe y algunos actores ensayan gestos y suaves movimientos y otros permanecen inmóviles. En el escenario solamente hay un cuadrado luminoso en el piso, dentro un sillón. Ese lugar luminoso nos ubicara como el adentro y el afuera de la casa de Hjalmar y de los lugares donde se desarrollará la obra.

Una escenografía minimalista, con ese recuadro luminoso en el piso que ira cambiando de color según la emoción imperante en el momento, marcando rasgos sobresalientes de la obra.

Actuaciones en principio acartonadas que van encontrando empatía con el espectador a medida que se desarrolla. Historia de mentiras y traiciones entre familias de amigos y conocidos.

Un pasado tortuoso que sale a flote con la necesidad de decir la verdad, pero sin medir a quien o quienes se hiere, en un medio hostil, con la esperanza de superación, que nunca llega. Y un desenlace casi anunciado, que nos hace replantear si valió la pena conocer la cruda verdad.

El drama empieza a emerger a partir de una situación que es la causa de la desgracia de un hombre; Hjalmar Ekdal a partir de que su padre es arrestado por un supuesto fraude. Este hecho es significativo en su vida. Tiempo después arma una familia con Gina, antigua empleada de los Werle y su hija Eugenia. Para su fortuna conoce al médico Relling, quién le hace creer que es capaz de crear algo nuevo para la humanidad, este supuesto invento lo tendrá ilusionado de allí en adelante, pero desgraciadamente, también aparece un amigo de la infancia: Gregorio, hijo del Director Werle.

Gregorio es un personaje obsesivo por la rectitud y el cumplimiento de los ideales en la vida de cada hombre. Gregorio se empeña demasiado en que su amigo tiene que saber la verdad sobre el pasado de su esposa, y piensa que solo así podrá alcanzar la verdadera felicidad del espíritu.

Muy buenas actuaciones, con un uso del espacio imaginario muy elogiable. Luz tenue, salvo la excelente decisión del sector iluminado desde el piso que eleva los momentos cruciales de la obra. Recomendable, para reflexionar sobre las decisiones a tomar.

8 de 10


Fotos: Silvana Galdi


Ficha técnico artística
Autoría:
Henrik Ibsen
Versión:
Roberto Peloni
Actúan:
Jorge Almada, Ayelen Barreiro, Enrique Cragnolino, Tania Marioni, Gustavo Masó, Roberto Peloni, Facundo Rubiño
Diseño de luces:
David Seldes
Música:
Ana Victoria De Vincentiis
Stage Manager:
Nicolás Conde
Operación técnica:
Max Pastorelli
Asistencia general:
Emanuel Solis, Santiago Uriarte
Asistencia de dirección:
Carina Torre
Prensa:
Marcelo Boccia, Ariel Zappone
Producción ejecutiva:
Natalia Eugenio
Coaching actoral:
Agustín Perez Costa
Dirección:
Roberto Peloni
Duración: 60 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos

TEATRO BORDER
Godoy Cruz 1838 (mapa)
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 5236-6183
Web: http://www.border.com.ar
Entradas desde: $ 250,00 – Lunes – 21:00 hs – Hasta el 24/04/2017

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *