Crítica: LAS VIAJANTES

30/3/17

COMFORT Y MÚSICA PARA VOLAR

Por Patricio Paludi

Es la historia de quince mujeres en un futuro indeterminado donde ya no nacen los hombres y el planeta se ve azotado por catástrofes naturales. Todas en viaje, buscando llegar a un destino por distintos medios, unas por tierra, otras por aire. Las Viajantes será un lugar de encuentro, para descansar, para tomar algo y escuchar música antes de llegar a destino.

Las Viajantes es una obra sensorial y eso queda plasmado desde el primer cuadro, con un escenario solo iluminado por círculos de colores y una mujer patinando al ritmo de una hermosa melodía envolvente. Más tarde descubriremos quien es esa enigmática mujer. Aquí ya toman especial importancia la música y las luces, algo que será el sello distintivo de esta puesta en escena (excelente trabajo de Pablo Calmet en escenografía e iluminación).
Acto seguido aparecen tres azafatas, que en distintos idiomas nos indicarán como debemos proceder si hay alguna complicación. Un recurso original y arriesgado que logra ser muy divertido gracias al trabajo gestual y corporal de las actrices. El público explota a carcajadas aún sin entender una sola palabra. Estamos en el aire y también somos viajantes.

En la tierra los vínculos son más profundos y carnales, aparecen más personajes y subtramas que se desarrollan en tres distintos lugares de este universo tan amplio creado por el autor. Cada grupo tiene relaciones distintas y de esa forma la obra nos muestra las diversas formas de expresar el amor, la amistad y el deseo que hay entre estas mujeres, desde celos y competencias hasta engaños y traiciones, pasando también por desopilantes juegos de simulación de contenido sexual.

Además de la maravillosa música compuesta por Alejandro Kauderer hay que destacar todos los acertados momentos musicales que tiene la historia, tres de las protagonistas forman una banda y luego será una de las que llegan del exterior la que suba al escenario y cante algunas canciones. Toda la elección de temas es perfecta y aportan diversión y emoción, en especial las canciones de Naomi Preizler y el tema final, cuya interpretación es sublime y funciona como síntesis de todo lo que vimos durante los 90 minutos que dura el espectáculo.

Una obra de teatro con 15 protagonistas puede ser algo arriesgado por los desniveles de cada figura en escena, sin embargo Ezequiel Tronconi (autor y director) logra un balance perfecto en todos los personajes. Todas las actrices están geniales y todas son importantes, no hay roles secundarios. El texto es rico en conflictos, diálogos y acciones que permiten a cada actriz utilizar distintas herramientas para desarrollar sus personajes: la comedia física, tocar instrumentos, cantar, bailar, andar en patines o utilizar el idioma o distintos acentos.

Las viajantes es un espectáculo complejo, desafiante e inteligente, que habla sobre la búsqueda de un amor, de un objetivo o de un destino. El viaje también implica transitar de una etapa de la vida a otra, algo que parece ser un leitmotiv en todos los proyectos de este gran autor que es Tronconi. No se la pierdan.


Las viajantes
Escrita y dirigida por Ezequiel Tronconi

Lunes 21 horas
Teatro del Abasto – Humahuaca 3549

Elenco (por orden alfabético):
Daryna Butryk
Jazmín Carballo
Rocío Dominguez
Julieta Gonçalves
Julieta Koop
Jimena del Pozo
Naomi Preizler
Daiana Provenzano
Florencia Rosemblit
Camila Saggio
Cumelén Sanz
Luna Schapira
Macarena Suárez 
Maia Tarcic
Ailín Zaninovich

Reemplazos:
Jesus Renteria
Sol Scagni
Agustina Vasquez

Asistencia de dirección: Mariela Rojzman y Agustina Vázquez.

Escenografía e iluminación: Pablo Calmet.

Música original: Alejandro Kauderer.

Vestuario: Camila Castro Grinstein. 

Fotos: Sebastián Arpesella.

Diseño gráfico: Luna Schapira.

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *