Crítica: TOMAR LA FÁBRICA

11/4/17

Por Ailín Escolá

Tomar la fábrica. Una obra de Joselo Bella, Ricardo Díaz Mourelle y Pedro Sedlinsky.
Basada en vivencias de los propios artistas, con mucho de la comedia italiana y referencias a películas entrañables como “Ojos negros”, “Los compañeros”, “El trompetista” (“Young man with a horn”), entre otras.

En esta obra los actores, Bella y Mourelle fluyen por la hora y cuarto de trama a través de sus historias. Entrelazan las unas con las otras y así desarrollan la obra completa. Con interpretación de hermosos films italianos y de sus padres o familiares en tiempos pasados. Estos dos personajes en decadencia, que intentan levantar su situación y remontar una vieja obra de su autoría, solo se quedan en sus anécdotas, la vida no es sencilla para un artista. En clave de humor, detrás de estas historias, se deja ver la desigualdad, el hambre, la lucha continua de los artistas, que no cumplen con los estándares y quedan por fuera del circuito comercial.

Una obra que también se basa en al realidad. Con una puesta en escena segura, y una escenografía sin grandezas pero acertada al igual que la fotografía, con coherencia. Cabe destacar el esfuerzo de los realizadores, que son los que a pulmón, y con el boca a boca del público logran plasmar en arte su obra. Recomendable.


“Tomar la fábrica” de Joselo Bella, Ricardo Díaz Mourelle y Pedro Sedlinsky, con dirección de Sedlinsky. Todos los domingos a las 19:00 hs. en Nün Teatro Bar.


Dos actores sin trabajo se encuentran y, en su necesidad, intentan concretar, finalmente, el proyecto artístico que los une desde hace cinco años. Una obra sobre la amistad y la búsqueda para recuperar la fuerza vital: esa que nos impulsa a ser felices. “Tomar la fábrica” está basada en la ficcionalización de anécdotas verídicas tomadas de los propios artistas. Una pieza con mucho de la comedia italiana y referencias a películas entrañables como “Ojos negros”, “Los compañeros”, “El trompetista” (“Young man with a horn”), entre otras.

Sinopsis:​
Juan y Franco son dos amigos, actores, con poco trabajo y poca plata.
Esa mañana Juan recibe una llamada de Franco, que le pide que vaya a su casa a ayudarle. Se quedó literalmente duro y esa misma noche recibirá la visita de su hija, a quien no ve hace largo tiempo. Le pide que le cocine un plato para la cena.
Juan, después de haber hecho un bolo en el que le fue muy mal, vuelve a su casa. Su esposa le pide que defina su situación. Debe conseguir un trabajo con el que pueda dar de comer a su familia. Ella le da los últimos billetes que tienen y una lista para que haga esas compras.
Estando en la verdulería, él decide cambiar de rumbo e ir a cocinar a la casa de su amigo.
Juan y Franco intentaron hacer varios proyectos, sin concretarlos. Hace cuatro años que ensayan y divagan sobre la película “Ojos negros” de Mikhalkov.
Esa noche, mientras cocina, Juan va a intentar armar esa obra con Franco, ese proyecto que les ronda y se les escapa, para que les permita vivir de lo que desean. Van a intentar tomar las riendas, tomar la fábrica.

Funciones: domingos, 19:00 hs.
Entrada: $ 200-.
Teatro: Nün Teatro Bar (Juan Ramírez de Velazco 419, CABA)
​Reservas: AlternativaTeatral

Ficha técnica:
Elenco:
Juan: Joselo Bella
Franco: Ricardo Díaz Mourelle
Autores: Joselo Bella, Ricardo Díaz Mourelle y Pedro Sedlinsky
Escenografía y vestuario: Alejandro Mateo
Diseño de iluminación: Matías Canony
Música original: Rony Keselman
Diseño coreográfíco: Micaela Racciatti
Diseño gráfico: Matías Canony
Asistencia de dirección: Josefina Flores
Prensa: Octavia Comunicación
Producción ejecutiva: Miguel Angel Ludueña
Dirección: Pedro Sedlinsky

©Revista Meta - 2016

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *