Crítica: TODO PARA SER FELICES

14/4/17

Por Hugo Duarte

Film Francés que cuenta la historia de Antoine un hombre de 40 años, muy egoísta e inconformista, dedicado al mundo de la música, casado con Alice. Ambos tienen dos hijas pequeñas, de 9 y 5 años, a las que nunca prestó demasiada atención, y con una esposa que siempre lo trató como a un niño. Por una aventura amorosa circunstancial, abandona su hogar. Una vez establecido en su piso de ¨soltero¨, su ex mujer deja por quince días a sus dos hijas a su cargo.

Antoine (Manu Payet) se encuentra ante una situación desconocida, el rol de padre dedicado las 24 horas a sus hijas, en las que se encontrará ante la desbordante responsabilidad, e irá aprendiendo y llegando a una transformación absoluta en su forma de ver la vida.

Alice (Audrey Lamy) en el rol de la esposa hace una interpretación formidable junto a Antoine, eje de esta historia, que irá sufriendo cambios muy importantes en el film.

Una historia universal de familia, con un cuestionamiento profundo de nuestra forma acelerada de vivir y de no cumplir nuestros sueños en pos de relegarlos para satisfacer al otro, y la necesidad de los afectos familiares.
Presentada dentro del marco del Festival de Cine Francés, es una muy buena película para divertirse y reflexionar.

8 de 10


©Revista Meta - 2016

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *