UN PASEO POR BROOKLYN

17/4/17

Por Valeria Massimino

Brooklyn es uno de los cinco distritos de Nueva York. Siendo el más poblado, con más de dos millones de habitantes. Brooklyn, hermoso desde cualquier ángulo de donde se lo observe. Calles tranquilas, bella arquitectura, invita, no solo a los turistas, sino a cualquier persona a sentirse en casa, porque también es ver la típica vivienda que se observa en las películas: casas parecidas, y no tanto, cada una con su historia, y todas viviendo o tratando de vivir el sueño americano… Con su creciente densidad poblacional, muchos vecindarios son diversos, multiculturales, y esa es la esencia de todo lugar. Brooklyn no sólo posee importantes comunidades de habitantes de numerosos países, sino que también atrae a muchos ciudadanos estadounidenses.




Quienes van a vacacionar se enamoran de sus calles, de la gente, la arquitectura, y la variedad en todas sus formas, negocios de todo tipo para sorprenderse desde pequeñas tiendas a las más grandes: vestimenta, libros, artesanías, curiosidades, regalos especializados, juguetes, todo en abundancia y diversidad. Una particularidad, con sello especial del lugar, es el arte que se aprecia en cada rincón, sea en teatros, paredes o ateliers.


La cultura afroamericana ha estado estrechamente ligada a Brooklyn, siendo la cultura hip hop su principal abanderada. También existen importantes comunidades caribeñas.



El puente de Brooklyn es la conexión con Manhattan, imponente se luce en las alturas, cruzarlo caminando en bici o auto es algo obligatorio para realizar. Sea de día, tarde o noche. Uno no se cansa se contemplar la inmensidad. Recordemos que fue construido entre 1870 y 1883 y, en el momento de su inauguración, era el puente colgante más grande del mundo (con 1825 metros de largo, y la luz entre pilares es de 486,3 metros) La construcción del puente comenzó el 2 de enero de 1870, y concluyó trece años más tarde, el 24 de mayo de 1883, cuando fue abierto al público.



Dentro de Brooklyn, Bushwick es el vecindario con mayor población hispanoamericana, llegando al 80% de los habitantes. Otro de los barrios con importantes comunidades hispanas es Sunset Park, con un 42%. Y, por supuesto, Williamsburg es otro muy importante, lindado a estos, ya que muchos grupos étnicos allí se instalaron: alemanes, judíos, italianos, puertorriqueños y dominicanos. El barrio también es un imán de atracción de jóvenes que se mueven a la ciudad, y punto influyente de indie rock y la cultura hipster. Williamsburg es cuna de la comunidad de arte, asociada principalmente a lo largo de la Avenida Bedford. Allí vimos un lugar mágico plagado de arte, con una excelente ubicación. Negocios distintos, todo teñido de arte, diseño y originalidad.




Por otro lado también nos encontramos con Dumbo, otro vecindario, de gran elegancia, con importante naturaleza, junto a Brooklyn Heights, lugar top, con una ubicación privilegiada. La zona abarca dos secciones; una situada entre los puentes de Manhattan y Brooklyn, que conecta Brooklyn con Manhattan a través del Río Este. Un verdadero sueño.


Uno de los nuevos íconos de Brooklyn es el Barclays Center el inmenso estadio deportivo multiuso ubicado en pleno Prospect Heights. Inaugurado el 21 de septiembre de 2012 se construyó sobre la plataforma de una antigua playa de maniobras de ferrocarril.

El estadio es la sede donde juegan los Nets de Brooklyn, equipo de la NBA, franquicia que se trasladó desde Nueva Jersey en 2012 y cuyo uno de sus dueños en el rapero Jay-Z. Además alberga, eventos, conciertos, convenciones y otras competiciones deportivas, como la sede de los New York Islanders de la NHL.

 

Los italoamericanos son una de las comunidades más arraigadas de Nueva York y también tienen su presencia en Brooklyn. Los barrios de Dyker Heights y Bensonhurst tienen muchos restaurantes italianos y pizzerías. Porque no solo en Brooklyn, sino en todo New York, es abundancia en todos los rubros, y la gastronomía sorprende cuadra a cuadra. Bares, discotecas, lugares exclusivos. Comidas típicas y de todas partes del mundo, para variar y también para sentirse como “en casa”.

Espacios verdes sí que los hay, y el hermoso Prospect park, es uno de ellos. Cubierto de nieve es una postal inolvidable. Largas caminatas, bicicleta, deporte, y un respiro bien verde en ese gran pulmón es un placer que no tiene precio. Cerca de allí tenemos la Biblioteca de Brooklyn, inmensa y con mucha historia. No es necesario ir a Manhattan para estar en el Central Park. Hay muchas opciones en cada barrio de New York. Pasear por cualquier barrio es un placer.


Fotos: Fer Casals y Valeria Massimino

Etiquetdo con:     , , ,

Acerca del autor /


1 comentario

  1. Anónimo

    Sin duda , una ciudad ega de magia y cultura.
    En un viaje imaginario entre el texto y las imagenes, descubri un lugar que no quisiera dejar de visitar.

Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *