Crítica: MARIEL ESPERA

9/5/17

Por Hugo Duarte

Es un drama, el que tiene por protagonista a Juana Viale, en su primer protagónico, que se pone en la piel de Mariel, joven mujer de 30 años, con planes de mudarse por su embarazo. De profesión arquitecta, trabaja diseñando iluminación de espacios, y le acaban de dar un proyecto muy importante. En una ecografía descubren que el embrión no se sigue desarrollando, con 15 semanas de gestación y debe recurrir al médico de la familia para saber cómo y cuándo lograra desprender el feto. El film narra todas las emociones por la que pasa Mariel a lo largo del relato.

Buen comienzo actoral, para un papel con tanto por contar desde lo emocional, a veces sin palabras, o palabras muy bajo dichas, a veces inentendibles. Acompañada de su marido, a cargo de Diego Gentile, son los que soportan gran parte de la historia ante esta innegable realidad de un aborto espontáneo.

Un film intimista, sin golpes bajos, con personajes bien marcados, como su jefa, a cargo de Karina K y su compañero de trabajo, que interpreta Dan Breitman. Además hay una participación especial de Graciela Alfano. Un film de Maximiliano Pelosi que también es el escritor del guión, y también dirigió Las chicas del tercero y Una familia gay.

A pesar de contar con muy buenas actuaciones, el film se va tornando tedioso y repetitivo, al punto de perder esa capacidad de atrapar al espectador, con un final que no acompaña en este sentido.

 

5 de 10


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *