Crítica: Frida Khalo (Luces y sombras)

12/5/17

Por Hugo Duarte

 «Con Frida Khalo inauguro esta tetralogía que he denominado biografías ficcionadas. Desde la cama de un hospital, Frida, evoca e invoca. Teatro. El amor, la sexualidad, la política y el arrojo que significa trenzar el arte con la vida. Desprender a FRIDA de `las estampitas` para poder escuchar su voz e imaginar sus aullidos a través de esa caja de resonancia que es su cuerpo quebrado reptando hacia la muerte…Acaso esa fuga del estereotipo, esa proyección poética sobre la plataforma de lo real, defina el concepto de estas biografías ficcionadas» (Patricio Abadi)

Es una obra de corta duración, un poco más de 40 minutos, es un momento en la vida de Frida, interpretada elogiosamente por Jimena Anganuzzi, desde una cama, en los momentos previos a la amputación de una de sus piernas. Con mucha concentración, con muy buena dicción y con diálogos muy intensos se va desarrollando un acercamiento a los momentos tortuosos y alguno feliz de la vida de la pintora. Con mucha carga emotiva y un gran esfuerzo físico la actriz que da vida a Frida Kalho, convence. Una escenografía compuesta de una cama con una mesita de luz y un par de libros, intimista, un muy buen vestuario ambas rubros a cargo de Paola Delgado, una muy buena caracterización a cargo de la maquilladora Merlina Molina Castaño, acompañado de una iluminación hecha por Ricardo Sica, poco cambiante pero que marca el paso de las horas. Un buen monologo que atrapa y nos permite conectarnos con el personaje.

8 de 10

Se presenta en el Centro Cultural de la Cooperación, Corrientes 1543, los días sábados a las 20 hs.


 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *