Crítica: MADRAZA

24/5/17

Por Ailín Escolá

Madraza, con guión y dirección de de Hernan Aguilar, fotografía a cargo de Marcelo Lavintman y música de Guillermo Guareschi.

Tal vez no todos sean aciertos dentro de este relato, sin embargo, sorprende y propone historias nuevas dentro de un cine nacional tan repetitivo. Primera apuesta que gana: la protagonista de este “gangster folklorico” (si se me permite el invento) es una mujer. Una mujer es la que empuña el arma, y una mujer es la que se encarga de asesinar a unos cuantos.

Loren Acuña es la madraza de una joven (Sofia Gala) del comedor del barrio. Una serie de hechos y necesidades la llevan a ser una asesina a sueldo. A través de un montaje, por momentos no habitual, y escenas sangrientas, pero estéticas, nos muestran la transformación de esta madraza. Que a su vez toma otro color en cuanto se relaciona con un detective (Gustavo Garzón).

En general las actuaciones son regulares. La protagónica no se ve sólida. Parece no muy trabajada en algunas escenas. Gustavo Garzón se luce en un personaje seguro, sin grandes riesgos. Y una hermosa Chunchuna Villafañe que le calza a medida el personaje. Con algunos pequeños pasajes que parecieran feministas, la película camina sobre una linea muy delgada que puede llegar a confundir. Para reverlo.

Muy buena música. Una mezcla rara de folklore, un charango y algún bombo de fondo con sonidos modernos que acompañan la locura del montaje, las balas y los golpes. Un film distinto para entretenerse y ver algunas escenas de la cotidianidad de Buenos Aires. Propone, arriesga y no se queda con más de lo mismo.

7 de 10


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *