Crítica: La Fiesta Rota o La Patria Deshuesada

2/7/17

Por Ailín Escola

Una luz cegadora, un disparo de nieve a la conciencia (en algunos más inconsciente) colectiva del “ser argentino”.

La fiesta comienza y nunca se concreta. Así se repite una y otra vez. Se intenta acordar y emprender algo que no se sabe bien que es, y sin embargo nunca llega. Como un eterno retorno, la misma situación se repite infinidad de veces. Por momentos, rememora, en la corta historia de Nación que tenemos: los ciclos que se repiten con las mismas complicaciones para las mismas clases dagnificadas.

Una obra que tiene mucho que decir. Por momentos no tiene un aparente sustento conductor que una y dé un cierre concreto a todas esos conceptos y pequeñas historias “personales”. Esas historias que representan en menor escala, la historia de nuestra “patria deshuesada”.

Sin embargo tiene diálogos contundentes que llegan al espectador, refleja una patria desarmada, devastada, por la mayoría de la clase política y el argentino medio.

Con una puesta en escena interesante, con alturas y muy buena utilización de los espacios. Sumando a un juego lumínico que acompaña la división que se relata y va a tiempo con el juego de los cuerpos.

Quizá no termina de entenderse por completo, o todo depende un poco del espectador. Las actuaciones son acertadas, pero lo más importante son los mensajes que quieren darse. Asimismo es un recorrido histórico, que sin tildaciones moralistas, y con textos excelentes nos hace recordar, emocionar y reflexionar.



La Fiesta Rota o La Patria Deshuesada
Temporada 2017

Un grupo de personas se reúnen para armar una fiesta. Lo intentan desde siempre. Y nunca logran festejar. La fiesta rota o la patria deshuesada es un procedimiento teatral que, a modo de un fractalis, intenta indagar, desde determinados arquetipos, acerca de lo que nos divide como sociedad. Todo encierra una gran mentira. Aunque el sentido común dicte lo contrario y se acaben perjudicando a si mismos, no pueden dejar de ser quienes son, como el escorpión, es su naturaleza. ¿Podrán esta vez? ¿Podrán sentarse a la mesa y disfrutar de una comida en paz? Cualquier similitud con la realidad no es pura coincidencia.

Dramaturgia y Dirección
Marcelo Mangone

Con
Iris Albornoz
Tamara Arce
Beatriz Bekerman
Leticia García
Miguel Kuok
Agostina Macchi
Adriana Menendez

Música Original
Luis Sticco
Escenografía y objetos de escena
Belén Pedernera
Vestuario
Facundo Veiras
Espacio Lumínico
Marcelo Mangone – Clara Bernardi
Diseño Grafico
Facundo Pedernera
Prensa
Tehagolaprensa
Operación Técnica
Clara Bernardi
Asistente de Dirección
Valeria Pomadoro

Sábados 20hs  en Boedo 1014, CABA


 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *