Crítica: PORNOSONETOS

7/7/17


Pornosonetos , dirigido por Ramiro Bailiarini


Por Hugo Duarte

En el Abasto Social Club se presenta esta obra. En un escenario con un fondo blanco, una guitarra y una batería, se desarrolla este espectáculo. Los músicos son, Julián Infantino y Ignacio Infantino Almeida.

Ingresamos a oscuras, hasta que comienza la estridencia de una batería, se ilumina el lugar y podemos ver a dos jóvenes músicos abriendo la obra con una introducción ambiental de un ritmo con frenesí. Luego aparece una mujer toda vestida con ropa de cuero negro y una capucha en su rostro que cubre sus ojos y deja libres nariz y boca. Es un atuendo masoquista. Ella es Julieta Vallina y con su llegada, comienzan a interactuar los músicos de fondo con versos que relata la actriz, relacionados a la temática sexual, que versa en el título de la obra.

El sonido es malo, a tal punto que cuando habla la actriz sin ayuda de un micrófono, se la escucha muy bien, pero cuando habla con amplificación, es tal la distorsión del sonido que te aleja de lo que dice y hay que hacer un esfuerzo para entender la letra.

La iluminación, a base de tubos fluorescentes de colores, muchos tubos, le dan un marco de sordidez, que amerita el encuentro. Es muy grande la intención de la actriz para transmitir sus sentimientos, pero no llegue a conectarme con la obra. Casi 35 minutos dura la actuación de este trío y llega a tanto el desconcierto que una vez que se retira la actriz y saludan los músicos, nos quedamos esperando un cierre tradicional, pero no sale la actriz a saludar al público. Hasta que uno de los espectadores no se retira, los demás entramos en la duda si terminó o no. En definitiva un espectáculo pobre para una tarde de domingo.


Abasto Social Club
Yatay 666. C.A.B.A.
Domingos 16:30


Acerca del autor /


1 comentario

  1. Anónimo

    Al fin una obra no convencional!

Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *