Reseña: LA ARLESIANA

10/7/17

Por Ailín Escola y Dimitri Siminovich
Fotos: Anabela Gilardone

En el restaurado Teatro Roma, se estrenó en la Argentina la ópera italiana “La Arlesiana”, esta ópera compuesta por Franceso Cilea está basada en la obra homónima de Alphonse Daudet.

Tras varios intentos fallidos de estrenarla en Argentina, el Teatro Roma tuvo el agrado de presentarla frente al público con voces extraordinarias y excelentes direcciones.

La ópera consta con cuatro actos. Cada acto con improntas muy diferentes y destacadas al resto. En el primer acto muestra la locura del amor, la obsesión de Federico, hijo de Rosa, por una señorita llamada Arlesiana. Esta obsesión entra en conflicto permanente con el personaje de Vivetta, una mujer enamorada de Federico y quien representa la realidad, el presente, la posibilidad de un amor sin tantas desilusiones y utopías. La orquesta acompaña y genera perfectamente ese clima alegre y vivaz del amor, pero teñido siempre de nostalgias e ilusiones. En este contexto el coro muestra la gracia de un pueblo invadido por todo ese amor y alegría.

El segundo acto comienza con un giro en la historia, la obsesión se transforma en un problema que parece imposible de resolver y la alegría se transforma en tristeza, Vivetta y Rosa buscan juntas hacer feliz al joven Federico que tras varios rechazos acepta el amor de Vivetta, el coro cantando a lo lejos, generan un clima bellísimo y mágico, donde la música pasa a ser secundaria, donde acompaña como música de película la escena que se produce en el Teatro.

Los actos finales muestran los artilugios clásicos pero siempre convincentes y contundentes de la ópera, el odio y el drama. Federico enloquecido de celos por Baltassare lo ataca, en esa pelea Rosa muestra de sobremanera el drama de una madre al ver la infelicidad de su hijo, la Arlesiana está en la mente y corazón de Federico, y Vivetta no sabe como revertirlo. El drama final llega y con una orquesta melancólica. Federico se suicida por el dolor y la tristeza de no tener a la Arlesiana en sus brazos. Rosa desgarrada y Vivetta desolada finalizan así el estreno en la Argentina de la “Arlesiana”.

Dirigida por Jorge Lhez (dirección general de la Orquesta Sinfónica de la Municipalidad de Avellaneda y del Coro del Teatro Roma), con la dirección escénica de Boris y la preparación y dirección del Coro de Armando Garrido.


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *