Crítica: Contemplo la nieve que cae blandamente


25/7/17


Por Matias Casata


Contemplo la nieve que cae blandamente, es dirigida por Eduardo Lamoglia y nos cuenta la charla, el encuentro que no podía faltar entre Luis (Julio Ordano) y Paul (Ulises Puiggros)
a sala llena en el Teatro El Tinglado.

Una escenografía muy buena muestra un bar, lugar ideal para desarrollar esta historia: el 9 de julio de 2007 cuando cayó nieve en Buenos Aires y todo fue más especial ese día.

El encuentro entre Luis, un escritor soberbio, y Paul, un muchacho que necesita algo más que una respuesta. Con mucho humor e ironía se va desarrollando la trama, sumado a un lenguaje formal y correcto; se tocan muchos temas como la política, el tango y hasta las redes sociales, que en estos tiempos, llegan hasta las tablas del escenario.

Ambos actores se desenvuelven muy bien en escena, un placer verlos actuar. Una mención especial para Julio Ordano, que da vida a un personaje maravilloso.

Una obra para disfrutar, compartir y transitar con estos dos personajes que necesitaban este encuentro que atraviesa el amor, el miedo, el rencor y la admiración. Muchas risas y aplausos para el final de esta historia que emociona a los espectadores.


Ficha técnica

Director: Eduardo Lamoglia
Dramaturgia: Alberto Drago
Actúan: Julio Ordano y Ulises Puiggros
Iluminación: Sebastián Crasso
Diseño Gráfico: Daniel Dee
Producción Ejecutiva: Flavia Vitale
Vestuario: Sabrina López Hovhannessian
Diseño de Espacio: Sabrina López Hovhannessian
Asistencia de Dirección: Alan Monserrat
Realización Escenográfica: Mariana de Sancho
Asistencia de Vestuario: Yamila Barreira
Prensa: Prensa Monserrat

Domingos 20:15 hs
Teatro El Tinglado / Mario Bravo 948


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *