PARÍS: CRONOPIOS EN MONTPARNASSE


27/7/17


Por Valeria Massimino


Cuando Revista Meta estuvo en París, ingresó al cementerio Montparnasse, especialmente para ver la tumba del genio escritor argentino Julio Cortázar, solo sus huesos están allí, sobra decir que él está en todas partes, que no morirá jamás. Que sus letras sobrevuelan cada paso que damos en la vida, una estela nos envuelve con sus deliciosas palabras.

Buscando su tumba, la piel se nos erizó, al menos por unos instantes. Julio Cortázar nos ha dejado lo más importante: su visión, inteligencia, amor, su alma entera. Imposible olvidarlo. Con el tiempo, seguir analizando su obra, es maravillarse. Es saber que fue y es único.

Durante toda nuestra estadía en el cementerio fuimos vigilados por un cuervo, como si fuera uno de sus cuentos, uno de esos que sucede en París, lugar que amó tanto. (El cuervo no estaba allí por casualidad).

Imaginamos al escritor deambulando por ahí, por todos lados en realidad: en un bar tomando un café, fumando, caminando con un libro junto al río Sena, saliendo de Notredame, siempre romántico, observando todo detalle mientras transita sobre los viejos adoquines… También con un cuaderno, tomando notas, soñando… Lo vemos en blanco y negro y a veces a colores… Y por supuesto también lo imaginamos con su cámara fotográfica, que solía acompañarlo en sus melancólicos paseos. No olvidemos que fue un gran fotógrafo.

El Cementerio de Montparnasse abrió en 1824. Está ubicado en el barrio de Montparnasse, en el número 3 del bulevar Edgar Quinet y ocupa 19 hectáreas. La fama del Cementerio se debe a que en él descansan los restos de muchos grandes intelectuales y artistas, franceses y extranjeros. El cementerio está formado por un conjunto de callecitas y senderos con flores y lápidas. Curiosidad, un poco de morbo, arte y cultura, una mezcla, pero los turistas van a visitarlo.


“Entre las muchas maneras de combatir la nada, una de las mejores es sacar fotografías, actividad que debería enseñarse tempranamente a los niños, pues exige disciplina, educación estética, buen ojo y dedos seguros” Julio Cortázar.


Vivió tanto la infancia, como la adolescencia y juventud en Argentina, y desde la década del ’50 en Europa. Residió en Italia, España, Suiza y Francia, país donde se estableció en 1951 y en el que ambientó algunas de sus obras. Su inconfundible acento nos traslada inmediatamente a París… Nos hace amar más la ciudad. Con su inteligencia no podía no estar en un lugar como París.


“Yo digo que París es una mujer; y es un poco la mujer de mi vida…”. Julio Cortázar


Recordemos que su inmortal novela Rayuela fue escrita durante varios años, en la casa del 15 eme. 9 de la Place Du General Beuret.

Julio Cortázar fue enterrado junto a su segunda esposa, Carol Dunlop. Sus seguidores de todo el mundo, le dejan notas, boletos del metro, cigarrillos, rosas, pétalos, centavos, extractos de sus escritos. Tan solo una manera de homenajearlo.


“Comíamos hamburgers en el Carrefour de l’Odéon, y nos íbamos en bicicleta a Montparnasse, a cualquier hotel, a cualquier almohada. Pero otras veces seguíamos hasta la Porte d’Orléans, conocíamos cada vez mejor la zona de terrenos baldíos que hay más allá del Boulevard Jourdan, donde a veces a medianoche se reunían los del Club de la Serpiente para hablar con un vidente ciego, paradoja estimulante. Dejábamos las bicicletas en la calle y nos internábamos de a poco, parándonos a mirar el cielo porque ésa es una de las pocas zonas de París donde el cielo vale más que la tierra.” (Rayuela. Cap. 1 Julio Cortázar)


Otros célebres en Montparnasse
Philippe Noiret, actor francés de teatro y cine, con una larga carrera profesional de 1948 a 2006; Julio Ruelas, artista y grabador simbolista; Pierre-Joseph Proudhon, líder anarquista; Tristan Tzara, poeta y padre del dadaísmo; Charles Baudelaire, autor de Las flores del mal, Samuel Beckett, escritor irlandés ganador del Premio Nobel de Literatura, y cerca de él, Georges Schehadé, poeta y dramaturgo libanés, Eugène Ionesco, dramaturgo rumano, y el artista argentino Sergio de Castro. Asimismo, se encuentran en este cementerio parisino los filósofos existencialistas franceses Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir; Marguerite Duras, célebre escritora francesa; César Vallejo, gran poeta peruano, autor de Trilce; Carlos Fuentes, importante escritor mexicano; Santiago Casares Quiroga, primer ministro de España cuando comenzó la guerra civil; y Porfirio Díaz, entre otros.


Acerca del autor /


3 comentarios

  1. Anónimo

    Su Comentario *yo amo a la reina del plata” mi buenos aires querido, bastardeado su nombre por los políticos
    Con ciudad autónoma de Buenos Aires..
    Mi respeto y admiración a la autora Valeria

  2. Anónimo

    Su Comentario *te felicito ya que tu nota y visita a Julio Cortázar me encantó… sorprendente lo del cuervo.. saludos

  3. Anónimo

    Su Comentario *te felicito ya que tu nota y visita a Julio Coaraza me encantó… sorprendente lo del cuervo.. saludos

Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *