Presentación del documental “LANTÉC CHANÁ”


7/8/17


Revista Meta asistió el pasado martes a la Avant Premiere y conferencia de prensa de Lantéc Chaná, el documental que cuenta la historia del último heredero de la lengua Chaná, etnia nativa de Sudamérica que se consideraba extinta hace más de 200 años.


Por Leandro Rampoldi


La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) realiza periódicamente ciertos informes referidos a las lenguas en peligro de extinción. Según el organismo, de las 6 mil lenguas habladas en la actualidad en todo el mundo, el 50 por ciento dejará de existir dentro de un siglo.

Si bien lo datos no son prometedores, no todo está perdido. Lantéc Chaná, el documental dirigido por Marina Zeising, realiza un viaje por la vida de Jaime Blas, un jubilado y ex-predicador mormón que busca desde hace más de 7 años revivir y reconstruir la lengua y cultura de sus antepasados.

Blas, oriundo del litoral argentino, reveló públicamente a sus 71 años que era el último heredero de la lengua Chaná, etnia nativa de Sudamérica que se consideraba extinta hace más de 200 años. Luego de varias investigaciones científicas para corroborar que esto era cierto, la UNESCO lo reconoció como el último Chaná parlante.

El documental, que fue presentado en la Casa de Entre Ríos el pasado martes, no sólo retrata la tarea de Blas por recuperar y dejar para el futuro todo el conocimiento que posee sobre la cultura Chaná, sino que también busca reflexionar sobre la historia y la problemática que sufrieron durante el período colonial las comunidades aborígenes de toda Latinoamérica.

Con algunas lágrimas en sus ojos y la voz un poco quebrada, Blas abrió la presentación del documental con palabras de agradecimiento: “De todo corazón les agradezco a cada uno de ustedes. Siento su compañía, es muy valiosa. Para mí, son como un tesoro que estaba perdido y lo encontré. O me encontraron a mí, pero lo importante es que ya no estoy tan solo”.

Por otro lado, Blas también declaró sobre el estreno: “Me siento bien, estoy agradecido a dios porque me permitió hacer esto. Es muy triste que una cultura se pierda”. Y agregó en relación a los valores que caracterizaron a los Chaná: “Lo que más destaco de la cultura Chaná es el respeto por la mujer y por los niños. No existían palabrotas ni groserías. Además, ningún hombre Chaná podía tratar mal a una mujer, porque era castigado”.

Por su parte, Marina Zeising aseguró que Blas la hizo descubrir todo un universo nuevo y confesó que, en un principio, el proyecto surgió por un impulso. Sin embargo, también aclaró que con el paso del tiempo fue tomando noción de todo lo que se fue gestando con Lantéc Chaná.

Por último, la realizadora sentenció que lo más importante a la hora de la elección del tema fue poner en agenda la discusión sobre la deuda para con los pueblos indígenas: “Es clarísima mi postura en la película. Para colaborar, nosotros los que descendemos de europeos, tenemos que dar debate y revisar nuestra historia. No tenemos sólo doscientos años de historia, sino que tenemos historias milenarias en Latinoamérica”.


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *