Crítica: EL PEQUEÑO PONI


14/8/17


A sala llena el teatro Picadero estrenó El Pequeño Poni, una obra sobre conflictos parentales y bullying. Con Dirección de Nelson Valente.


Por Valeria Massimino


Esta obra de Paco Bezerra está inspirada en los hechos reales que tuvieron lugar en Estados Unidos durante el año 2014. A un niño de nueve años de edad, tras sufrir varios ataques físicos y verbales, le fue prohibida la entrada al colegio en donde estudiaba por llevar una mochila de “Mi pequeño pony”. Allí comienza el conflicto, un conflicto que genera fuertes discusiones entre los dos protagonistas de la pieza, Inés (Melina Petriella) como la madre y Jaime (Alejandro Awada) el padre.

Uno puede sentir empatía por alguno de los dos personajes, de qué lado uno se pondría, quién hace las cosas “bien” y quién “mal”, sin embargo los diálogos no son lo suficientemente potentes y entre tantos “gritos” y discusiones no llegan a nada. Con un final predecible. De todos modos la idea no es generar sorpresas, es una obra con un mensaje, lo que pasa a nivel mundial con el bullying. Pero esta obra trata en un segundo plano el tema del bullying, es el disparador para la obra. Los conflictos principales son los parentales: como se lleva la pareja, qué tan sólido era el matrimonio, los diálogos y silencios en la familia, las distintas miradas sobre un mismo tema, de qué manera educar a un niño, el temor por el qué dirán, y los fantasmas que sobrevuelan sobre el hijo, que tal vez no es “normal”. Y por supuesto surgen las preguntas: ¿qué es ser normal? La obra también plantea la necesidad de ser uno mismo por encima de las opiniones ajenas. Incluso en el 2017 siguen pasando estas cosas.

Ambos actores están correctos en sus papeles, a veces un poco confuso ver ciertas reacciones de ambos ante las extremas circunstancias que viven. Alejandro Awada, con una mirada fuerte y una expresión corporal tensa por lo que vivencia, se encuentra inmerso en su personaje, mientras que Melina Petriella se desborda con mayor facilidad. Una obra con mucho diálogo, donde exponen todo lo que pasa.

Una puesta en escena simple que muestra la sala de un living, y un gran cuadro en el centro, con el rostro del niño, que va cambiando usando la técnica mapping mientras la obra avanza. Con una duración de más de 70 minutos, El Pequeño Poni es una obra que invita a la reflexión, que pone en primer plano un tema del que todos hablan en todas las sociedades del mundo. Incluso hay series al respecto. Una obra que pudo ser algo mucho más grande, pero se valora por el mensaje final en donde el espectador sacará sus conclusiones.


Sábados y domingos – Teatro El Picadero – Pasaje Santos Discépolo 1857


Ficha Técnica

ACTORES: Melina Petriella – Alejandro Awada

AUTOR: Paco Bezerra
ADAPTACIÓN: Ignacio Gómez Bustamante
DIRECCIÓN: Nelson Valente

DIRECTORA ASISTENTE: Nayla Pose
DISEÑO DE ESCENOGRAFÍA Y VIDEO: Maxi Vecco
DISEÑO DE ILUMINACIÓN: Marcelo Cuervo
DISEÑO DE VESTUARIO: Daniela Dearti
OPERADOR DE VIDEO: Mariano Luna
DISEÑO GRÁFICO: Diego Heras
FOTOS: Alejandra López
PRENSA: SMW
PRODUCCIÓN EJECUTIVA: Luciano Greco
COORDINACIÓN TÉCNICA: Alberto López
COORDINACIÓN DE PRODUCCIÓN: Romina Chepe
PRODUCCIÓN GENERAL: Sebastián Blutrach


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *