Crítica: LA PASIÓN SEGÚN LORCA


18/8/17


Por Guadalupe Farina


Federico García Lorca es, sin duda, uno de los más grandes escritores del siglo XX. En sus obras de teatro, poemas y ensayos retrató las profundidades del alma humana y eso es, justamente, lo que lo convierte en clásico. A 81 años de su fusilamiento (fue apresado un día como hoy y asesinado el 19 de agosto) las distintas puestas y versiones de sus textos teatrales siguen llenando la cartelera porteña y todas conservan la más absoluta vigencia.

Podría decirse que La pasión según Lorca, con dramaturgia de María Inés Azzarri, Carolina Baigorria y Mariela Maehokama es una versión reducida de La casa de Bernarda Alba, mechada con algunos poemas (pocos) y fragmentos de sus conferencias.

Las actrices Eloísa Colussi y Mariela Verde van alternando los personajes de la que quizá sea la obra canónica del granadino. Así, el espectador más avezado podrá distinguir cuando, con apenas el cambio de algún elemento de vestuario, encarnan en Bernarda y Poncia, en Angustias o en Martirio y Adela.

A ellas se suma la sólida interpretación de Fernando Atias como Federico, quien cuando la acción lo requiere asume el papel de María Josefa. Pero más ricas que estas intervenciones como la madre loca de Bernarda son todas las veces que el actor recorre la escena como narrador o simplemente, desde un rincón, se transforma en un observador, en Lorca mirando a sus personajes. Resulta interesante ver cuando el Lorca de Atias deviene en una figura casi fantasmagórica que interpela a esas mujeres presas de la represión familiar y sexual.

La puesta de Azzarri cuenta con un músico en vivo que resalta los momentos de mayor tensión y colabora con la iluminación en la creación de climas. El negro lorquiano abunda en las telas, mantillas y vestidos con los que se recrea la vida en el campo de Andalucía. Gracias a un escenario prácticamente despojado son los actores quienes emprenden la difícil tarea de construir, a partir de la acción, los distintos espacios donde la historia transcurre. Los tres salen más que airosos de esa faena. Por otra parte, la fogosidad necesaria para interpretar un texto de Lorca aflora en todas las situaciones, aunque algunas están más logradas que otras. Sobresalen, por ejemplo, los contrapuntos entre Bernarda y Poncia en cuanto a nivel de profundidad.

Es de destacar que las escenas elegidas en este recorte que propone la puesta son los sucesos clave de La casa de Bernarda Alba, aquellos sin los cuales la historia no podría contarse. No obstante, se corre el riesgo de que quien no tenga conocimiento del texto original se pierda y que el espectáculo se transforme en una obra para amantes del literato español fusilado por el franquismo. Sin embargo, también puede ser un buen acercamiento que invite a indagar más en el arte del autor.

En definitiva, difícilmente el espectador salga defraudado. La poesía de la pluma, la elegancia y sobriedad de la puesta y la profundidad de las actuaciones hacen que La pasión según Lorca sea un espectáculo totalmente recomendable.


La pasión según Lorca se presenta los domingos a las 21 horas en Espacio NoAvestruz (Humboldt 1857 – CABA).

Ficha técnica
Dramaturgia: María Inés Azzarri, Carolina Baigorria, Mariela Maehokama
Actúan: Fernando Atias, Eloísa Colussi, Mariela Verde
Músico: Alberto Jiménez
Dirección y puesta en escena: María Inés Azzarri


 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *