Crítica: EDIPO REY


11/9/17


Por Guadalupe Farina


Hubo quien calificó a Edipo Rey como la gran tragedia del ser. Para Aristóteles, era la tragedia perfecta, la que le sirvió como modelo para desarrollar su Poética, esa suerte de manual de buena escritura teatral del que se valieron los autores durante más de un milenio. Escrita por Sófocles durante el siglo de oro de Pericles (se cree que data de una época cercana al 430 AC), tiene todas las características que definen al género: la peripecia, entendida como el cambio de suerte en la vida del héroe, la anagnórisis (el momento de reconocimiento de la verdad) y la imposibilidad de trastocar el destino ya prefijado por los dioses. Y también, como todo clásico, tiene la virtud de ser un texto siempre vigente. Es que la búsqueda de la identidad es un conflicto que nos atraviesa desde el inicio de los tiempos, y ese es el tema central de la obra.

La trama es harto conocida y no tiene sentido detenerse en ella ya que todos, alguna vez, escucharon la historia. Lo original en estos tiempos posmodernos que corren, donde lo habitual suele ser la reescritura de los clásicos, es que la puesta de Jorge Vitti que se presenta en el Centro Cultural de la Cooperación, respeta el texto tal cual llegó a nuestros días. Lo actualiza, sí, desde el vestuario, que es netamente contemporáneo, y a partir del tratamiento que le da al coro: grabado, cantado y con algunas partes rapeadas.

Otra atinada decisión de dirección es que Vitti elige poner en valor una lectura política, que la mayor parte de las veces ha sido rezagada en pos de la interpretación existencial. Para eso, rompe la cuarta pared cada vez que Edipo, Creonte, el Corifeo o Yocasta arengan a los tebanos, de modo que el público pasa a ser el pueblo al que los protagonistas se dirigen. La luz que acertadamente ilumina a la platea en esos momentos sirve de apoyo para este juego escénico.

La escenografía es sobria: el espacio vacío se interrumpe solamente por unos cubos y las cortinas que separan el afuera del adentro de la casa de Edipo. Casa de Edipo que, cualquiera que haya leído el texto sabe que es la extra escena dado que toda la trama transcurre en las puertas del palacio. Ese ascetismo escenográfico se contagia a toda la puesta, con sus pros y sus contras. Por un lado, el espacio vacío da al espectador la sensación de la amplitud palaciega en la que vive el protagonista y sirve a los fines del desarrollo de la historia, de contar el ascenso y caída del héroe; pero por otro se convierte en un escollo difícil de afrontar actoralmente cuando no existe una acción física concreta.

Particularmente esa dificultad se observa en Fabián Vena (Edipo). En los largos parlamentos en los que el protagonista hace deducciones sobre el mal que aqueja a Tebas, la muerte de Layo y su propio origen, se nota la incomodidad del actor en las caminatas sin rumbo fijo que hace por el escenario. En cambio, tiene mayor seguridad cuando acciona sobre el cuerpo de los compañeros o en la escena del final, con la tragedia ya desatada. Escena en la que, realmente, se luce, poniendo en juego el cuerpo de una manera más orgánica que, por suerte, lo distancia de lo excesivamente discursivo.

Quizá relacionado con el ascetismo, otro problema es la peligrosa cercanía con el realismo en que caen algunos momentos de la obra. La tragedia exige montarse en un código de actuación no realista, con sentimientos más exacerbados, y no en todas las escenas se cumple.

Alejandra Darín brilla como Yocasta en la desesperación de saberse una madre incestuosa y cuando le ruega a su esposo / hijo que no siga investigando. El resto del elenco acompaña con muy interesantes actuaciones.
En resumen, la puesta que Vitti hace de Edipo rey es una recomendable adaptación de un clásico inoxidable a nuestros días, con una mirada política y un planteamiento estético de profunda sobriedad. El ritmo sostenido y la calidad de las actuaciones mantienen la intriga, aunque todos sepamos cómo termina.


Edipo Rey se presenta viernes y sábados a las 20 hs. en el Centro Cultural de la Cooperación (Av. Corrientes 1543 – CABA).


Ficha técnica:

Dirección: Jorge Vitti
Actores: Fabián Vena, Alejandra Darín, Alfredo Castellani, Cutuli, Alejandro Gallo Gosende, Willy Lemos, Juan Carlos Ricci, Gus Bassani
Coros: Coro Municipal de Cámara Ernesto Storani de Lujan
Voz en Off: Inti Rap
Diseño de vestuario: Natalia Queirolo
Diseño de luces: Gonzalo Córdova
Diseño De Sonido: Gerardo Boglioli
Asistente de producción: Fiorela Gianuzi
Asistencia de dirección: Fiorella Camji
Dirección de coros: Santiago Rosso


 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *