Crítica: ENJAULAR AL VIENTO


22/9/17


Por Ailín Escola


La entrada del teatro anticipaba lo que vendría. Una leve brisa fresca que traía a nuestros oídos la percusión fomentada por un futuro espectador. El cajón peruano se sonaba al ritmo del flamenco.

El viento como materia esencial que convive entre la proximidad de nuestros cuerpos y que no vemos. Aquí lo logran atrapar. Las mujeres arriba del escenario descubren a través de la música y el baile flamenco su esencia volátil. Realmente la captan. Como nuestra atención, que por el sentimiento que transmiten, nos dejan perplejos y  expectantes.

Las manos en lo alto, acariciando el aire y los pies pisando fuerte las tablas, que se quejan ante el contacto con los zapatos.

Todos estos conceptos hechos coreografía y atravesados con efectos visuales que hacen de la presentación un espectáculo alucinante y de gran sensibilidad. El proyector dibuja diversas imágenes en movimiento que son acompañadas por los dos cuerpos en escena. Los cuales coordinan detalladamente, entre sí, con las imágenes y con los músicos, y le terminan de dar vida a está representación. Los mismos se despliegan con distintos instrumentos, cajón peruano, guitarra y violín, por momentos alternados y por otros en conjunto. Hacen de la música flamenca ritmo y sentimiento.

“Son viento que va y que viene, que arrasa y no para, al cual no se puede enjaular.” Es un show distinto, que nos sorprende en plena calle Corrientes. Altamente disfrutable.


Teatro La Casona
Av. Corrientes 1975 – CABA
TODOS LOS JUEVES DE SEPTIEMBRE


Intérpretes
Pamela Loiello y Alejandra Zapata

Música original
Esteban Gonda

Músicos
Esteban Gonda, Patricio Contreras y Gonzalo Basso

Mapping
VISUALISTAS

Guión y dirección
Alejandra Zapata


 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *