Crítica: Y UN DIA NICO SE FUE…


22/9/17


Por Martín Molina


Al momento de ver representadas –sea cine, teatro o literatura- ciertas realidades sociales, es fácil sentir que se cae en los mismos clichés, en la mirada generalizada y dominada por la creencia popular. Por eso da gusto encontrar ciertos testimonios que representen la realidad, que uno vive, de una forma verídica y real.

Eso es lo que pasa con “Y un día Nico se fue…”; más allá de ser una comedia musical que habla del amor (o desamor) de una pareja es el testimonio de lo que es ser gay en nuestro país.

Osvaldo (Germán Tripel), un poco negado y confuso, nos cuenta que, justamente, Nico (Franco Masini/Tomas Fonzi), su pareja de casi diez años, decidió abandonarlo de un día para otro. A modo de entender su decisión, hace una revisión de toda su vida: aquella de soltero antes de conocerlo, pasando por el momento casi mágico en el que se conocen y después la aventura en la que se embarcan para vivir su amor.

Con geniales y pegadizos cuadros musicales, se desarrollan las diferentes historias que conforman la vida de Osvaldo y nos habla, con total sinceridad, de lo que es ser gay: Desde lo divertido, la aceptación por parte de su familia y amigos; también de otra parte, el rechazo, aquel impuesto por una sociedad machista, hasta contarnos también aquellas voces diversas, maravillosas, divertidas, rebeldes, que dan pelea a esa misma sociedad, reclamando y tomando las calles de Buenos Aires cada noviembre en la marcha del orgullo.

La adaptación del libro homónimo de Osvaldo Bazán –casi autobiográfico- es completada por la increíble música de Ale Sergi e impecable dirección de Ricky Pashkus.

Si bien el trabajo del elenco es sobresaliente, la actuación de Silvana Tomé irradia magia. Florencia es la mejor amiga de Osvaldo, una mujer liberal que con sus cartas de tarot trata de guiarlo en la vida. Su voz es única y toma una presencia imponente en el escenario. Tomé y el resto del elenco logran hacer de “Y un día Nico se fue…” una obra poco común, para nada lineal. Sus actores trasgreden los límites de los personajes y junto con los espectadores se preguntan por qué Nico se fue.

Si bien la obra aparece y desaparece de cartel como en un acto de magia, creando una fascinación, una necesidad por ser vista, su historia derriba prejuicios sociales. Nos recuerda que el amor es amor, no importa la forma que tenga.

Mientras la espera sucede y las ganas proclamen el regreso de Nico, es una maravillosa forma de volver a entrar en este mundo de la mando de la novela de Bazán, un texto sincero. Porque según Osvaldo “fue infinito… mientras duró”.


Y un día Nico se fue…

De Osvaldo Bazán


Ficha técnica:

Actúan: Josefina Barone – Sacha Bercovich -, Melisa Sol Campagna – Yasmín Corti – Federico Fedele – Juan Fonsalido – Lucas Gentili – Eugenia Gil Rodríguez – Alejandro Justiniano – Juan José Marco – Franco Masini – Emiliano Oberndorfer – Laly – Nahuel Quimey Villareal – Micaela Romano – Silvana Tome – Germán Tripel -Pedro Vega – Tomás Fonzi

Dirección: Ricky Pashkus

Autoría: Osvaldo Bazán

Música: Ale Sergi

Dirección musical: Bruno Delucchi

Dirección vocal: Matias Ibarra

Coreografía: Juan José Marco

Dirección de arte: Pablo Battaglia

Escenografía: Huberto Stempels

Maquillaje: Paola Dessaner

Diseño de vestuario: Pablo Battaglia

Diseño de luces: Anteo Del Mastro

Diseño de sonido: Mariano Del Rosso

Stage manager: Alan Gejtman – Leandro Rivera

Fotografía: Alejandra López

Diseño gráfico: Matias Gordon

Asistencia de escenario: Alan Getjman

Asistencia de iluminación: Sebastián Viola

Asistencia de vestuario: Luciano Huentecura

Asistencia coreográfica: Federico Fedele

Prensa: Tommy Pashkus

Producción ejecutiva: Ramiro Hernández, Estanislao Otero Valdez

Producción: Ramiro Hernández – Nicolás Sorrivas


 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *