LA GRIETA CINÉFILA: Dos miradas disimiles sobre “MADRE!”


29/9/17


Por Fer Casals


Al parecer Darren Aronofsky ama las alegorías, en Madre! nos presenta una tan obvia y explícita que resulta imposible no tener una reacción al respecto. Y las reacciones han recorrido todo el espectro de las emociones, del amor al odio, sin grises.

Aronofsky regresa al thriller paranoico en la vena de Pi (1998) y Cisne Negro (2010), pero ninguno de esos filmes llegó a los limites de la paciencia y el insulto a la inteligencia del espectador que nos presenta Madre! Sí, los elementos habituales de su cine están aquí: la descomposición mental de su protagonista, las imágenes en primer plano, la cámara en mano que adoptó desde The Wrestler (2008), la pretenciosa pompa de The Fountain (2006), y el descenso a la locura total en el último acto, pero todo esto está trabajado dentro de una escala temática del tamaño de La Biblia (no mencionaré el esperpento Noé).

Las ideas pueden ser grandes, pero el guión de Aronofsky es paupérrimo, dejando a Madre! como un ejercicio cinematográfico donde presenciamos a un director/guionista conducir una única y ridícula idea, directamente al precipicio más alto imaginable. Es una de las películas más jugadas que se haya visto con este talento en pantalla, pero también es una de las más absurdas.

Salvo por las actuaciones de Javier Bardem, Ed Harris, Michelle Pfeiffer y -especialmente- Jenniffer Lawrence (que tiene experiencia en actuar muy bien en muy malos filmes: Silver Linings Playbook, American Hustle, Joy, Passengers) la película falla totalmente en cada rubro posible.

Madre! parece existir en un espacio propio y revuelto en la ensalada intelectual de su creador, tanto en lo que se refiere a sus personajes como a las diversas referencias literarias, religiosas, mitológicas y autorreflexivas que harían sonrojar a José Narosky.

Si alguién tuvo el atino de resguardar su salud y no verla, le cuento, Madre! es una metáfora sobre la madre tierra… y lo que le hacemos al planeta ¿Tiene unos minutos para Greenpeace? El tercer acto donde vemos al personaje (sin nombre, oh!) de Lawrence ser golpeada y su hijo recién nacido ser asesinado, debe funcionar como la ostensible alegoría. ¿Necesitamos ver esas imágenes para entenderlo? En el contexto mundial de empoderamiento y neofeminsimo, que Aronofsky haya pensado que esta era la manera de subrayar su punto es incomprensible.

La falta de especificidad de Aronofsky llevará a la cinefilia snob a defender este film sólo por ser una rara avis de la cartelera global. En realidad todo lo que impulsa el filme es apenas esa metáfora gigante, un movimiento tosco que no funciona ni antes, ni durante, ni cuando se revela el “secreto” en el acto final (si alguien no pudo adivinarlo a los 15 minutos de metraje cuando se habla del “creador” y de convertir la casa en un “paraíso”).

La forma, las imágenes naturistas y el grano de los 16mm que usa el director, no tienen ningún peso si lo que se pretende demostrar es que en realidad esta no es sólo una película de “home invasion”, sino algo mucho más profundo. El comentario social se pierde en la zoncera de la práctica. Estos personajes sin nombres hablando de la vida, la creación y la muerte e intentando ocultar lo que realmente está pasando es un recurso barato que hará inentendible el film para el público masivo y demasiado estúpido para el resto.

El puro compromiso de Aronofsky de seguir su única idea hasta el final de la manera más extrema es valorable, casi admirable. Pero es demasiado tarde cuando la naturaleza de la conclusión no puede escapar del hecho de que está al servicio de una concepción malnacida. Madre! es fácil de admirar por su ambición, pero aún más fácil de descartar por su pobre ejecución.

2 de 10


Por Valeria Massimino


Me gustan los directores que quieren volar, que ansían más, no me molesta que sean “pretenciosos”. La nueva película de Darren Aronofsky no deja indiferente a los espectadores.

Si bien Aronofsky puede estar “obsesionado” con algunos temas y sea reiterativo en sus cintas, muchos directores hacen lo mismo, tal vez, incluso, esté exorcizando esos temas que lo inquietan en sus películas, ejemplo con su anterior film: Noé (2014).

¿Por qué le pedimos tanto a él? Cuando aplaudimos tanques comerciales para un público poco exigente ¿Acaso no puedo comparar? Sí, puedo. Hay mucha clase de cine, y de espectadores. También puedo ver una película de superhéroes y tan solo paso un buen momento. No salgo pensando en nada. Pero puedo considerar que es buena y no me llevo absolutamente nada.

Sin contar la historia puedo decir que Madre! es surrealista, es un film distinto a lo que suele verse en pantalla grande. Es desagradable y agradable a su vez. Con primeros planos que te asfixian, que ponen nervioso al espectador. Incluso marean.

Madre! presenta alegorías que uno va viendo a lo largo de la historia, pueden ser “obvias” para algunos, pero tratar de explicar la vida misma, el origen de todo y dentro de una vieja casa de madera, tiene mérito, y doble mérito que el director también escribió toda la obra.

Con las brillantes actuaciones de Jennifer Lawrence, que puede hacer cualquier papel con una naturalidad que fascina, para ganar siempre un Oscar. Interpretando en este caso a una mujer casada, perturbada, sufrida, agobiada y confundida (¿como toda mujer casada?). Siempre detrás del hombre, a sus pies. Entendemos también eso. Por su parte, Javier Bardem, con solo verlo genera miedo. Miradas demenciales nos regala durante las dos horas de película.

Siempre se ha dicho; o amás las películas de Aronofsky o las odias. Y así es, esa dualidad está generando este director. Personalmente prefiero eso. Me cansa la unanimidad.

Por momentos, la historia, me trasladó a un libro de Clive Barker. A un mundo de pesadillas sin salida, de entrar en un limbo para luego reiterar el peor infierno una y otra vez, por toda la eternidad. Eso es desesperación.

La vida, muchas veces, es terror, como este film que cuenta con la dosis justa de horror, y que intenta explicarlo todo. Con la demencia necesaria (e incluso un poco más), y tintes religiosos que no pueden faltar. Hay referencias sobre todo, y se entienden, no quiere esconder nada Aronofsky, no quiere que descifremos un increíble secreto, lo muestra de manera cruda, pone las cartas sobre la mesa y las vemos, una por una. Contado de una manera artística, poética y dolorosa como un vientre que se desangra, como un alma inquieta vagando enajenada. Aronofsky marca su indignación por el mundo en sus diversas áreas. Se entiende el mensaje y llega a cada frágil corazón en medio del caos.

Puede ser predecible, incluso con sus simbolismos, pero es una historia original y creativa. No es tarea sencilla tratar de explicar la vida misma, y la decisión de hacerlo de esa manera. Vale la pena, al menos que atrape a algunas almas sensibles en este mundo de constante horror y sin sentido.

9 de 10


* Aparece la genial Kristen Wiig

* Premios 2017: Festival de Venecia: Sección oficial largometrajes a concurso.



 

Acerca del autor /


1 comentario

  1. Anónimo

    Su Comentario *Fer Casals como critico de cine sos pesimo, mas alla que no te guste la pelicula, tener que spoilearla toda ? si te quedo bronca canaliza por otro lado, no arruines la experiencia para otros

Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *