Crítica: LA MÚSICA DEL VIENTO


4/10/17


Por Guadalupe Farina


Los formalistas rusos solían decir que hay muy pocas historias nuevas y que lo que varía es el cómo contarlas. De hecho, tipificaron las fábulas de acuerdo a los cuentos infantiles: todas, en menor o mayor medida, podían ser reducidas a ellos. Siguiendo esa línea, podría decirse que La música del viento, escrita y dirigida por Merceditas Elordi, es la historia de La bella y la bestia en tono de comedia romántica.

Julia (Sofía González), una científica casada con un prominente colega, viajó al desierto de Atacama con el objeto de hacer su tesis sobre los componentes del suelo. Su marido mandó a Pedro (Patricio Paz), un baqueano, para que la acompañe y la ayude. Entre esos dos mundos distintos, ya en la primera escena, queda claro que surgirá el amor.

La previsibilidad y cierta redundancia en el texto para resaltar la fragilidad de la joven en medio de la naturaleza están presentes durante toda la obra. El conflicto con el entorno es el primero que deben abordar los personajes, en medio de un territorio hostil. A medida que crece la simpatía entre ambos, el conflicto vira hacia lo que a ellos les genera la relación amorosa que va surgiendo entre dos seres de mundos contrapuestos y distintas culturas.

El diseño lumínico de Edgardo Aguilar acompaña las distintas situaciones: pinta de azul la escena para significar la temida noche y usa muchos rojos para generar la sensación de agobio de estar casi deshidratándose al rayo del sol y sin agua. La escenografía -compuesta por una carpa, un calentador y un cactus- alcanza para representar la soledad del desierto. Mérito de Elordi es que todos los espacios sean habitados por los actores: no hay “zonas muertas” en el escenario. El manejo espacial es, justamente, uno de los aciertos de la puesta.

Las actuaciones de González y Paz, correctas, abundan en estereotipos destinados a dejar bien en claro que ella es la chica letrada de la ciudad y él, el semianalfabeto que cuenta con el conocimiento de la experiencia. Mantienen la tensión del peligro en que sus personajes se encuentran.

Más allá de las redundancias y previsibilidades mencionadas que hacen que por momentos parezca que la obra se extiende por demás, el texto entretiene y busca apelar al humor mediante algunos gags. El único problema dramatúrgico es que hacia el final se abre innecesariamente una línea de conflicto nueva (ella habría echado a la madre de él, que trabajaba como mucama en su casa de Buenos Aires) que no tiene ni desarrollo ni resolución.
No obstante, La música del viento es un espectáculo destinado a entretener y cumple a rajatabla con ese objetivo. Hace pasar al público un buen momento, entre algunas risas y palabras de amor.


La música del viento se presenta los sábados a las 20 hs. en Patio de Actores (Lerma 568 – CABA).


Ficha técnica
Dramaturgia y dirección: Merceditas Elordi.
Actores: Sofía González y Patricio Paz.
Asistencia de dirección: Lucía Cibini.
Diseño de Iluminación y puesta de luces: Edgardo Aguilar.
Diseño y realización de escenografía: Edgardo Aguilar.
Diseño de vestuario: Edgardo Aguilar.
Arte gráfica: Paula Carranza.
Ilustración: Edgardo Aguilar.
Fotografía: Cristian Holzmann.


 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *