Crítica: EL CIRCO DEL MÁS ACÁ


10/10/17


Por Aílín Escola


Una pequeña puesta en escena se pone en marcha en el piso inferior de Brilla Cordelia. El payaso Pericoloso comienza la obra relatando la llegada al país del gran Pericoloso de la familia, su abuelo. Luego del relato, bajo una tenue luz, comienza un viaje de colores que atraviesa con sus distintas narices. Las narices de los colores primarios le otorgan distintas identidades. O distintas emociones a la identidad del payaso. Y esas narices son el elemento externo, por excelencia, que al payaso lo hace ser quien es. La exterioridad es lo que modifica al ser payaso y viceversa. El ser payaso es un constante ahora. En el caso de Pericoloso, interpretado por Inti Jacques Strycharski, ese ahora se pierde entre frases con cierta complejidad que no denotan la naturalidad del personaje.

Inti deja mucho en el escenario. Pone el cuerpo, la energía y la voz. Sin embargo, creo que el texto le resta a toda esa entrega de actor. La interacción con el público es poca. Y el recorrido por el espacio, a veces limitado.

La escenografía conserva la simpleza. Unos pequeños bancos con los colores de las narices y una maleta. La fotografía, termina de reforzar esos colores. Casi toda la obra es con luz muy baja, lo cual también le quita visión a la virtud de Inti.

La música en vivo, a cargo de Francisco Mauas, redondea todo el ambiente de luces y colores y le da un tono cálido a este circo del más acá. Con dirección y dramaturgia de Alejandro Sly los viernes 23.00hs una propuesta diferente para disfrutar.


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *