ROCKOUT 2017: Hablamos con los protagonistas


5/11/17


Estuvimos en la rueda de prensa que se realizó en el local de ropa Honky Tonk de Palermo, donde músicos de Eterna Inocencia, Lash Out, Los Ingobernables y Mamapunk se hicieron presentes para contar cómo se preparan y qué expectativas tienen para esta nueva edición, que tiene a Bad Religion como plato principal.


Por Gonzalo Ciampa


ETERNA INOCENCIA (ENTREVISTA A GUILLERMO MÁRMOL, CANTANTE)


¿Cómo se preparan para la fecha con Bad Religion?

Muy bien. Es más, después de la nota me voy directo a ensayar. Estamos pensando y preparando la lista, donde repasamos temas de toda nuestra carrera. Para nosotros, tocar con Bad Religion es un lujo, sobre todo porque es la banda que nos inspiró. Cuando armamos Eterna Inocencia (E.I.), la primera referencia sobre ese estilo de punk la encontramos en ellos.

¿Los sorprendió la convocatoria para tocar con ellos?

Después de 22 años de haber armado y proyectado a E. I., poder hoy compartir un escenario con ellos es increíble. Sinceramente, a esta altura, no era algo que estuviésemos esperando, así que fue un maravilloso regalo de la vida.

¿Tuvieron la oportunidad de compartir cartel con otros grupos que los hayan influenciado?

Sí. Dentro de E.I. tenemos a tres bandas fundamentales: NOFX, una banda que ya visitó varias nuestro país; Propagandhi, un grupo canadiense que no es tan conocido acá, y que comparte sello discográfico con la primera; y Bad Religion. Las tres son trascendentales para nosotros, como así también lo son para toda la gente que escucha ese estilo musical.

Tuvimos la suerte de tocar con las primeras dos, tanto en Argentina como en Chile. Entonces, para la trilogía, nos faltaba Bad Religion. Por eso nos sorprendió mucho cuando nos llamaron. Nos pareció increíble. Y creemos que a mucha gente que escucha a las dos bandas (Bad Religion y Eterna Inocencia) le pasó lo mismo. Muchos nos lo han manifestado, y el hecho de que las entradas se hayan agotado en apenas 72 horas nos demuestra cuán ansiada era esta fecha.

¿Sentís que Bad Religion es una banda de culto, un grupo que todos lo conocen pero que comercialmente no “explotó”?

Sí, coincido. Y lo emparento, salvando las diferencias, con E.I.. No somos una banda masiva ni tenemos mucha exposición, pero en muchos lugares donde tocamos agotamos los tiques y la gente siempre responde muy bien.

A muchos grupos les cuesta crecer en convocatoria, a pesar de que cada vez hay más medios de comunicación que sirven, en parte, para darse a conocer, como los son YouTube, Facebook y Spotify, entre otros. ¿Qué opinás sobre esto?

Cuando salís del campo virtual para tocar todos los fines de semana, por ejemplo, en el Gran Buenos Aires, te encontrás con la realidad. Para nosotros, ése es nuestro parámetro de medición. Además, estamos en un momento económico vulnerable, e ir a ver a una banda no sólo implica el costo de la entrada sino también hay que tener en cuenta los viáticos y alguna bebida o comida que se consuma. Nuestras últimas fechas, al día de hoy, fueron dos noches consecutivas en el Club Tucumán de Quilmes. Entonces, dentro de este contexto, nos sentimos agraciados. Estamos contentos; la banda está muy sólida.

¿Qué les resta para este año y cuáles son los planes para 2018?

En lo inmediato, el 23 de diciembre cerramos el año en el Teatro Vorterix. Después, estamos planificando algunas cosas para enero. Nos gustaría hacer algo parecido a lo que hicimos a principios de este año, que lo comenzamos con un recital increíble que llevamos a cabo en un skatepark de Ciudad Evita, en un playón público que está gestionado por los propios skaters de lugar, sin la intermediación del municipio. Ese concierto nos determinó la dinámica del resto del año y nos llenó de buenas energías. También queremos pulir composiciones para editar un próximo disco entre el próximo año y 2019.

La fecha con Bad Religion y la del Vorterix les hacen cerrar el año de la forma más grata, ¿no?

Fue un año muy positivo para nosotros: tuvimos buenas noticias; lindos reconocimientos de parte de colegas y periodistas, quienes nos realizaron notas maravillosas; también salimos en la tapa del suplemento NO, de Página 12. Como banda, éste fue un año muy bueno. ¡Esperemos repetir esa dirección en 2018!


MAMAPUNK -ANTIÓPERA- (ENTREVISTA A KARINA K Y CYNTHIA MANZI)


¿Son la sorpresa de esta edición del Rock Out?

Cynthia: Creo que sí. En realidad, es algo diferente. Pero no está alejado de los que es el rock. Nosotros estamos evocando a la figura de Nina Hagen, en este show que se llama “Mamapunk (Antiópera)”. Creo que va a ser llamativo desde lo estético y lo visual; desde la música; desde ese lugar no convencional respecto a lo que viene siendo el Rock Out en estos años.

¿Qué expectativas tienen respecto al show que van a brindar dentro del contexto de un recital de música punk?

Karina K: Este espectáculo lleva el término “antiópera” porque no sabíamos cómo categorizarlo. Si bien tiene elementos teatrales, lo esencial es la música, y sobre todo el rock. El show está atravesado por el rock: va a estar adaptado a un contexto de festival, donde lo primordial será el concierto en sí.

Hicimos una síntesis: vamos a hacer 45 minutos de show, preponderando la música de Nina Hagen y su etapa más rebelde y política; también su fase techno y su fusión de la ópera con el rock. Es una retrospectiva de sus 40 años de trayectoria, y elegimos los temas que más nos gustaron de todos sus períodos. Prevalece el aspecto ideológico y filosófico de esta artista. Cynthia interpreta a “Cosma”, que es una deidad, y tiene una función protectora dentro del universo que armamos; también está “Shiva Galaxina”, que es la banda que toca con nosotros. Integramos el universo de Nina Hagen tal como es.

¿Quién fue Nina Hagen, más allá de la música?

Karina K: Ella fue una artista que vibró de manera anticipada con el terrorismo, las armas nucleares, los abusos de poder, el empoderamiento de la mujer, el cambio paradigmático: de una cultura de violencia a una cultura de paz.
Su eslogan no era “No future” (Sin futuro) sino “Future is now” (El futuro es ahora), pero por ser mujer, y haber sido madre siendo tan joven, era lógico que no piense de forma nihilista sino más bien de manera positiva, pero sin dejar de gritar ni pedir cambios, como el derramamiento de petróleo, o su cruzada contra la matanza de animales. Fue la primera en hablar de veganismo, a finales de los años 70. Una mujer muy arriesgada y muy virtuosa.

Me dediqué durante dos años y medio a la traducción de sus canciones y a su adaptación, como en “African Reggae”, donde habla sobre la castración que reciben las niñas de las tribus musulmanas. Nina luchó, y ahora eso está totalmente prohibido. También habla de lo empobrecido que están los países de África a raíz de la deuda externa y los fondos buitre: no pueden crecer porque está todo desbalanceado. Y la codicia que tiene el ser humano. Ella llama a transformar ese aspecto del corazón humano, por eso es relevante la presencia de “Cosma”, porque durante el espectáculo, y a través de la música, le hace tomar conciencia a “Mamapunk” sobre la transformación del contexto mundial a partir de las acciones de uno y del resto de los individuos.

¿Van a interpretar algunos covers que hacía Nina Hagen?

Karina K: Fundamentalmente, vamos a hacer el material de ella, pero interpretaremos “Seemann”, el tema que Rammstein editó en 1996 y que Apocalyptica lo reversionó, junto a Nina Hagen, en 2003. Se van a sorprender. Va a estar muy bueno.

¿Consideran que esta fecha en el Rock Out le puede genera al musical “Mamapunk” la invitación a otros recitales o festivales?

Cynthia: Creemos que sí. Es un espacio en donde se pueden abrir muchas puertas. Nosotros tenemos la expectativa de poder compartir este espectáculo en muchos otros lados.

Karina K: Quizás se dé de forma natural. En nuestro show del Maipo vimos a un espectador con la remera de Bad Religion y nos sorprendió mucho. Dijimos “qué loco, ¿no?”. Creemos que hay una mística; que Nina Hagen nos eligió a nosotras (risas).

Nuestra reseña de MAMAPUNK: AQUI


LASH OUT (ENTREVISTA CON “BUCO”, CANTANTE)


Con 20 años en la ruta, ¿los sorprendió la convocatoria para telonear a Bad Religion?

Sí, por supuesto. Si bien tenemos una trayectoria grande, nunca fuimos una banda muy popular, somos de culto. Hace poco festejamos el aniversario y vinieron chicos de Eterna Inocencia y de Shaila; también estuvo el “Chino” (Damián Biscotti) de Cadena Perpetua. La banda (Lash Out) va por el lado del culto, y creo que por eso mismo Rock Out nos convoca.

Ver afiches con nuestros nombres, acompañando a bandas que nosotros escuchábamos cuando éramos chicos y que llevábamos los parches con sus logos en nuestras mochilas, es algo increíble. Compartir el escenario es algo que nunca hubiésemos imaginado. El año pasado tocamos con Dead Kennedys y The Offspring: son carteles que uno puede creer.

Uno comienza a tocar cuando es chico y no imagina que con el grupo que tiene en el póster va a compartir un show años más tarde, ¿no?

Exactamente. Y estas mismas bandas son las que te demuestran que valieron la pena estos 20 años de trabajo, donde a veces tenés que dormir sobre el mismo escenario en el cual tocaste unas horas antes, o dormir en la terminal de micros mientras esperás el que vas a tomar para regresar.

En 2018 va a lanzar un nuevo disco, pero ya adelantaron que no serán canciones nuevas, ni tampoco un disco en vivo o un compilado. ¿Qué podés comentar al respecto?

Va a ser un disco doble que contendrá, por un lado, temas nuestros realizados por otras bandas y, por el otro, canciones pertenecientes a grupos del interior y exterior del país que tocaron con nosotros y nos ayudaron en estos 20 años de carrera. Es una especie de agradecimiento por todo lo que compartimos con ellos en todos estos años.

¿La fecha que comparten con Bad Religion es la última de 2017?

No, aún nos resta Misiones, Bahía Blanca. En esta última siempre hacemos una fecha acústica y una eléctrica.

Con tantos años en la ruta, ¿les queda alguna provincia por visitar?

De Argentina, no. La recorrimos entera, fuimos más de una vez a cada provincia, y tenemos la suerte de poder volver siempre que nos lo proponemos; de los países limítrofes, nos gustaría volver a Bolivia y Paraguay, pero a veces no es tan fácil. Y como pendiente lo tenemos a México. Si bien hicimos una gira por EE.UU., no tuvimos la suerte de tocar ahí. Esperemos que en 2018 se nos dé.

¿Con qué se van a encontrar el próximo martes los seguidores de Bad Religion y Lash Out?

Saldremos con una colección de nuestras mejores canciones, no sólo con temas del último disco, y vamos a dejar toda la energía que tengamos mientras estemos en el escenario.


LOS INGOBERNABLES (ENTREVISTA CON PABLO Y MANU -VOZ Y BATERÍA, RESPECTIVAMENTE-)


¿Cómo se preparan para telonear a Bad Religion?

Pablo: Estamos “más que preparados”, nos sentimos muy bien y además estamos un poco ansiosos porque nos encontramos en la recta final, quedan pocos días.

¿Los tomó por sorpresa esta convocatoria?

Manu: Absolutamente. Para nosotros, que venga Bad Religion y toque, por ejemplo, con Eterna Inocencia, es increíble. Es algo que siempre esperamos. Obviamente, por nuestro lado es buenísimo ser parte de esto. La verdad, estamos muy contentos y tenemos mucha expectativa porque nosotros crecimos con Bad Religion, son nuestra absoluta referencia. Y tocar con ellos nos moviliza internamente.

Hace unos meses reabrió Obras Sanitarias. ¿Creen que Bad Religion podría haber tocado ahí, que es un lugar más grande?

Manu: El estilo musical tiene sus limitaciones. Bad Religion no es una banda masiva, no genera algo popular por lo específico de su estilo. Es una banda muy política.

Pablo: Para mí, es un grupo para ver en un teatro, en un lugar más reducido. Creo que ahí se lo disfruta más.

¿Cuáles son los planes para 2018?

Manu: Estamos terminando de graba el nuevo disco. Es un proceso que nos llevó bastante tiempo, y recién ahora lo estamos finalizando. Nos restan grabar unas voces. Ahora estamos enfocados en eso; después queremos seguir tocando bastante, mantener la continuidad que tuvimos este año, que, por suerte, tocamos mucho. Siempre estamos con proyectos, y 2018 va a estar sembrado de ellos. El próximo año tendremos tiempo de presentar el disco y tocar los temas nuevos.

¿Les queda alguna fecha para cerrar el año?

Pablo: Ésta, la del 9/11, es la última. Fue algo inesperado, no lo podemos creer. Después, cuando saquemos el nuevo material, saldremos a girar.


Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *