Reseñas: GOOD TIME / A BAD MOMS CHRISTMAS


Por Natacha Mell


Good Time (Viviendo al límite)


Good Time, película de los hermanos Ben y Josh Safdie, narra la historia de dos hermanos que roban un banco. Luego de varias vicisitudes, este desfalco es frustrado y el hermano menor Nick Nikas, interpretado el director del film Ben Safdie  que construye un personaje que padece trastornos mentales, es encarcelado. Debido a eso Constantine Nikas (Robert Pattinson) se embarca en una odisea en el submundo de la ciudad de Nueva York en un intento cada vez más desesperado y peligroso de sacar a su hermano de la cárcel. En el transcurso de una noche llena de adrenalina, Constantine comienza un loco descenso hacia la violencia y el caos mientras compite contra el reloj para salvar a su hermano y a sí mismo.

Son destacables las actuaciones de los intérpretes componiendo personajes que no son planos, como sería lo propio en un film fundamentalmente de acción, sino con profundidad psicológica, contradicciones y vaivenes. A esto ayuda mucho el guión escrito por el otro director, Josh Safdie y Ronald Bronstein, que convierten la historia en suspenso psicológico.

Es interesante pensar que esta película trata sobre un amor destructivo, una relación entre dos hermanos casi obsesiva, que aleja al hermano con problemas de una posible mejora de su estado de salud y lo conduce a su propia debacle. Sin embargo esta sugestiva línea queda eclipsada y queda a mitad de camino en el intento, ya que lo que sobresale es la gran violencia subyacente en el relato.

Asimismo, el guión abunda en clichés y situaciones esquemáticas, no justificadas narrativamente, que hacen perder verosimilitud a la historia, aunque son tapados una y otra vez por el vértigo audiovisual.

Las imágenes forman un torrente visual que genera una catarata de nerviosismo viceral, con una cámara que pocas veces se queda quieta, y está en permanente búsqueda, produciendo una movilidad extenuante. Sin embargo son destacables el excelente diseño sonoro, y la música que obtuvo el Premio Soundtrack en el Festival de Cine de Cannes 2017.

En suma, la película pretende dar un enfoque novedoso al género, pero se queda a medio camino y finalmente se convierte en una película más del mismo. Aconsejada solo para los amantes del cine de acción vertiginosa.

6 de 10


La navidad de las madres rebeldes (A Bad Moms Christmas)


Parece que para Navidad la industria norteamericana nos trae comedias con esta temática que aunque funcionan como entretenimiento son sencillamente películas mediocres. Este es el caso de La navidad de las madres rebeldes.

El film es una saga de El club de las madres rebeldes (Bad Moms, 2016), en esta oportunidad las tres madres del film original deben restaurar el clima navideño a pesar de los imperativos familiares, sociales y comerciales. Las mejores amigas Amy (Mila Kunis), Kiki (Kristen Bell) y Carla (Kathryn Hahn) estereotipos de madres al estilo hollywood, lidian con el estrés de la época navideña. Y a esto se suman sus propias madres que estando de visita influenciaran en los festejos complicando la trama.

Para interpretar a las madres fueron convocadas primeras actrices que se destacaron en el ámbito cinematográfico o en el televisivo. Así Susan Sarandon, Christine Baranski y Cheryl Hines compondrán a unas progenitoras aún más esquemáticas que sus propias hijas.

La película está  dirigida y escrita por Jon Lucas y Scott Moore, responsables de divertidísimas comedias como Que pasó ayer (Hangover, partes I, 2 y 3), 27 bodas (27 dresses), y Chicken Little, entre otras.  Pero el caso es que el film La navidad de las madres rebeldes está concebida con mas profesionalismo que creatividad, y se apoya en lugares comunes de los estereotipos sociales sobre los roles femeninos donde la mujer es fundamentalmente madre y sobre ella pesan todas las actividades del hogar, retrasando en años las reivindicaciones logradas por los movimientos feministas de los ultimas épocas.

Por otro lado el guión no tiene fisuras, todos los elementos están justificados en la trama, y no se escatima en escenografías imponentes o escenas en lugares insólitos. A pesar de ello se siente como un film perfectamente olvidable, y más aún, que deberíamos olvidar ya que ideológicamente nos sitúa en un mundo superficial y cuestionable.

4 de 10


 

Acerca del autor /


Deje su comentario

Su mail no será publicado, los campos obligatorios se marcan con *