TEATRO: Reseña de “Le Corviné”


11/4/18


Por Ailín Escola


Le Corviné, un bellisímo relato, gracioso, dulce y triste a la vez. La legendaria historia de Yvonne, princesa de borgoña de Witold Gombrowicz, adaptada por Juan Pablo Ruiz y dirigida por Braian Alonso.

Un príncipe obstinado que decide casarse, no con la mujer provocativa y “sensual” que todos quieren, sino con la desgarbada Yvonne; un reino entero riéndose de banalidades y haciendo foco en el chisme de los privilegiados, mientras afuera protestas por salud y comida son corrientes; y todas las miradas aniquiladoras dirigidas a una sola persona, mujer y distinta (algo no muy distante de la actualidad).
Los personajes están figurados como naipes impresos. Una especie de instantánea que logran mantener toda la obra.

En parte por el trabajo de maquillaje, que se deja ver desde primer momento. Una reminiscencia del expresionismo alemán pero plasmado en sus caras. Colores plenos, blancos y negros marcando las luces y sombras en diagonales y pinceladas rectas marcando las expresiones del rostro. Este logrado maquillaje y el buen desempeño de les actores mantienen a los personajes como tales hasta el fin.

La actuación que no termina de convencer es la de la princesa, aparece joven y sencilla, completamente descolocada, desde su manera de actuar y relacionarse con el resto hasta su atuendo (un buen acierto). El cual trae al imaginario a la María Antonieta de Coppola hija. Pero no a la obra completa, sino el detalle de modernidad que deja ver en su cuarto cuando aparece el par de zapatillas de lona. La pequeña Yvonne aparece igual de externa a ese mundo, que el detalle de Coppola. Si bien no queda completamente definida y marcada la actuación de Yvonne, Florentina, su interprete, deja en evidencia su entrega y buen desplazamiento corporal.

El resto de los actores se destacan. En general tienen consciencia del movimiento y el cuerpo. Lo utilizan como instrumento y materia prima para la composición de los personajes. La escenografía deja bastante que desear. Si bien es funcional al relato, podría describir mucho más. El director logró conducir muy bien el ritmo de las idas y vueltas del humor a los momentos más emotivos que terminan de diseñarse con la bella música escogida, de un estilo francés.

Una obra que muestra la humanidad crudamente, con sus contradicciones y sobre todo con sus miserias, pero sin dejar de hacernos reír.
Una puesta en escena emocionante. ¡Para no perdérsela!



Funciones: Hasta el 28 de abril – con excepción del 14 de abril, día en el que no habrá función por evento de la sala- Sábados, 22 hs.

En Hasta Trilce Teatro, Maza 177

Entrada: $200.- (Estudiantes y Jubilados $180.-)


Ficha técnico artística
Autoría:
Witold Gombrowicz
Dramaturgia:
Juan Pablo Ruiz
Actúan:
Julián Cardoso, Germán Rodriguez Estraviz, Rosario Ibarra, Natalia Lisotto, Florentina Messina, Juan Pablo Ruiz, Malen Sposito, Romina Trigo
Vestuario:
Josefina Tarquini, Tamarindo Vestuario
Escenografía:
Adriana Baldani
Diseño de maquillaje:
Juan Pablo Ruiz
Diseño de luces:
Estefanía Piotrkowski
Audiovisuales:
Julián Cardoso, Mauro Milanich
Fotografía:
Concepcion Covello, Nahuel Alejandro Lozano, Mariana Martinelli
Diseño gráfico:
Mariano De La Iglesia, Josefina Tarquini
Entrenamiento corporal:
Nadia Gómez
Asistencia De Maquillaje:
Florentina Messina
Asistencia general:
Andrés Gavaldá
Asistencia De Producción Ejecutiva:
Verónica Zacayan
Prensa:
Silvina Pizarro
Producción ejecutiva:
Marcela Andrés
Dirección:
Braian Alonso


 

Autor entrada: Revista Meta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.