Teatro: Reseña de “Misterio del ramo de rosas”


14/6/18


Por Guadalupe Farina


La muerte es lo peor porque la gente te olvida”, dijo en una entrevista Manuel Puig; pero los hechos, al menos en su caso, demostraron que no siempre es así. El escritor de General Villegas, que saltó a la fama por su novela Boquitas pintadas, cada vez es más valorado por la crítica literaria. Cercano al mundo del cine tanto por la temática de muchas de sus obras como por haber estudiado en el Centro Sperimentale di Cinematrografía, en Italia, y haber colaborado en muchos guiones, el teatro golpeó a su puerta en sus años de exilio en la década del ’70. En total, sumó casi una decena de textos dramáticos y esa es, quizá, su faceta más desconocida.

En Misterio del ramo de rosas, de 1987, no quedan resabios de la estética pop-kitch que impregnó sus primeras obras, aunque sí sigue en primer plano la temática de la mujer, que atravesó toda su escritura. Salvo excepciones, ellas son las protagonistas de sus textos, y son mujeres fuertes, que intentan escapar a la dominación masculina y generalmente lo consiguen.

Retomando la relación enfermo – cuidador, que ya había abordado en Maldición eterna a quien lea estas páginas (1980), Misterio del ramo de rosas da cuenta del vínculo que establecen una paciente de clase alta, internada en un sanatorio privado por una fuerte depresión, con una enfermera que es contratada para cuidarla a sol y a sombra. Ambas son interpretadas, respectivamente, por Claudia Mac Auliffe y Sonia Novello. De la resistencia inicial, de a poco irán conociéndose y dándose cuenta de que tienen muchos puntos en común. Entre ellos, las dos estuvieron sometidas a un hombre pero lograron escapar y reconstruir sus vidas, y también atravesaron pérdidas recientes.

El director Alejandro Vizzotti resuelve desde la iluminación y el gran trabajo actoral la aparición de las voces que constituyeron la personalidad de esas mujeres, quizá una de las mayores dificultades del texto de Puig, ya que son las mismas protagonistas quienes tienen que desdoblarse en otros personajes de ensueño. Así, hermanas, madres e hijas aparecen en escena a partir de la composición corporal de las intérpretes y de los juegos de luces que marcan la frontera entre el territorio de lo real y el del sueño. El desafío resulta exitoso.
Por otra parte, Mac Auliffe, en quien recaen los textos de mayor acidez de la obra, apela a un registro actoral paródico para construir a la señora de dinero que aún desde la cama del centro de salud no está dispuesta a ceder ni un ápice de poder. Se complementa muy bien con Novello, más cercana al realismo.

Las diferencias de clase y el entendimiento pese a ello, la ahora llamada “sororidad”, los deseos que no se cumplieron, lo se quiso ser y no se logró, la frustración, el dolor y la perspectiva de un futuro más prometedor son los temas que aborda Puig y que la compañía De Carencia Virtú lleva a escena en una puesta que vale la pena no perderse.


Misterio del ramo de rosas se presenta los domingos a las 18 horas en el Teatro Payró (San Martín 766 – CABA).

Ficha técnico-artística
Dramaturgia: Manuel Puig
Actúan: Claudia Mac Auliffe y Sonia Novello
Escenografía: Ariel Vaccaro
Iluminación: Mariano Dobrysz
Diseño de vestuario: Merlina Molina Castaño
Fotografía: Marco Riccobene
Asesoramiento Corporal: Débora Zanolli
Asesoramiento musical: ZYPCE
Asistencia de dirección: Marco Riccobene
Producción ejecutiva: Marco Riccobene
Compañía: De Carencia Virtú
Dirección: Alejandro Vizzotti


Autor entrada: Revista Meta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.