TEATRO: Crítica de “FELIZ AÑO NUEVO”


11/7/18


Por Guadalupe Farina


Feliz año nuevo, dirigida por Jorge Huertas, se presenta como una “versión argenta de Edipo en Colono”. Sin embargo, es mucho más que eso. Como en un viejo palimpsesto, el texto primigenio se reescribe configurando uno nuevo, en donde confluyen intertextualmente no sólo la tragedia de Sófocles, sino también el Stéfano de Armando Discépolo, el discurso político, el historiográfico y el lenguaje de las clases populares.

Como en el grotesco más oscuro de Discépolo, Atilio (Julio Cortés) es un escritor decadente que busca crear su ópera cumbre. Sabemos por su mujer, Beatriz (Elena Brozzo), que el hombre la va de fracaso en fracaso. No obstante, esa noche de año nuevo llega al barrio de Once Edipo (Sergio Lobo), que ciego, viejo y enfermo, mendiga en el tren Sarmiento junto a la única compañía de su hija Antígona (Casandra Velázquez). Edipo será el protagonista de la ópera prima de Atilio.

Creonte (José Luis Ottati), que en esta puesta es el dealer de una villa del Oeste, va a buscarlo para llevarlo de nuevo a su tierra, de la que fue expulsado luego del parricidio y del incesto con su madre, Yocasta. También su hijo Polinices (Gustavo Calanni), en guerra con su hermano Etéocles, quiere que regrese. Es que el antiguo rey de Tebas fue perdonado por los dioses y ascendido a una especie de amuleto que llevará la suerte a aquel que lo tenga a su lado. Pero a diferencia de la obra de Sófocles, no es Teseo el amo y señor de la nueva tierra en la que Edipo pide refugio. El “capanga” de Plaza Once es un personaje histórico, gran precursor de la antipatria que, quizá como castigo divino, descansa eternamente entre inmigrantes, pobres y marginales de todo tipo, a los que por supuesto detesta.

Y allí es, precisamente, en donde radica la riqueza de la propuesta de Huertas. Como ya lo había hecho en Antígonas, linaje de hembras, retoma un texto de la antigüedad clásica como excusa para hablar del presente. Siguiendo la línea de la mejor tradición del teatro político, usa la retórica del historicismo para denunciar la miseria, la entrega del país y la corrupción, pero también la lucha de los derrotados. Pese a todo, Edipo mantiene su dignidad y es Antígona, en una destacable actuación de Velázquez, quien enfrenta a uno de los culpables de que los pibes vendan estampitas en los trenes o busquen su comida en la basura.

Por eso, no es casual que la historia transcurra en Once: un barrio céntrico de casas tomadas, hoteles de paso, inmigrantes, buscavidas y el camino obligado para ir hacia el Oeste y su miseria. También escenario de grandes tragedias argentinas: la AMIA, Cromañón y el accidente ferroviario de 2012.

El diseño escenográfico de Martín Hoffmann, totalmente despojado, obliga a los actores a construir la espacialidad con sus propios cuerpos. El talento de los intérpretes, guiados por una dirección precisa, es el que construye la plaza, los trenes, la calle. La imagen de la esfinge, que parece que todo lo ve, y algunas letras griegas nos recuerdan que estamos en la Argentina, pero también en la antigua Grecia, ya que fueron los griegos los que plantearon las mayores problemáticas del ser.

Huertas desplaza el registro trágico al humorístico y, con actuaciones sólidas, expone durante 70 minutos la historia de Edipo y también la historia y la triste realidad de nuestro país. En definitiva, lo que se propone es una puesta teatral inteligente, intertextual y profundamente política, que no pasará inadvertida en la escena independiente.


Feliz año nuevo se presenta los sábados a las 20 horas en Patio de Actores (Lerma 568 – CABA).

Ficha técnico-artística
Sobre textos de: Sófocles
Actores: Elena Brozzo, Gustavo Calanni, Julio Cortés, Sergio Lobo, Javier Naame, José Luis Ottati y Casandra Velázquez
Movimiento: Omar Saravia
Vestuario: Anastasia Meier
Escenografía e Iluminación: Martín Hoffmann
Máscaras: Beatriz Blackhall
Video: Mara Rojas
Música original: Eduardo Zvetelman
Asistencia de dirección: Lucía Martinovich
Producción ejecutiva: Domènica Producción Teatral
Dirección: Jorge Huertas


 

Autor entrada: Revista Meta

1 thought on “TEATRO: Crítica de “FELIZ AÑO NUEVO”

    Anónimo

    (13 julio, 2018 -11:13 AM)

    Excelente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.